jueves, 22 de enero de 2009

OVEJAS, LOBOS Y PERROS OVEJEROS

El Siguiente articulo se publicó originalmente en el newsletter de “Blackwater” y traducido por el Sr Guillermo L. Kleinert para el Portal de Tiro Defensivo. Publicado a su vez también en el Pag. de Sr Cecilio. Hoy lo publicare también en mi blog. Porque considero que articulo es un reflejo exacto de la sociedad que vivimos. Cuantas veces los que dedicamos a la seguridad sea publica o privada nos hemos sentido despreciados o rechazados por la sociedad... siempre nos critican o nos juzgan sin verificarse primero de violento o agresivos... depresores, torturadores y a veces hasta de asesinos, pero lejos de la verdad sabemos que no es así. Creo que cada uno de los profesionales hacemos todo lo que podemos en nuestro trabajo.

Es nuestra vocación, nuestra elección de ser profesionales de seguridad. Orgulloso y digno es nuestra vocación, de nuestros compañeros y como no de nuestras famirias que tanto sufrimiento e injusticia en silencio han soportado. Por ellos y por todos ustedes.

Empieza este Blog con este exceplente articulo.
ERIZO 403-3
_____________________________________________________________
La verdad es que lo considero un texto a tener siempre en la cabeza, sobre todo por todos los guerreros que luchan por los principios y derechos democráticos, humanistas y tradicionales de Occidente y sus ciudadanos. Principios, derechos y ciudadanos a los que han jurado defender, proteger y servir. A pesar de que esos derechos y principios sagrados, permiten y autorizan a esos mismos ciudadanos, “bienpensantes”, para vilipendiarlos, despreciarlos e incluso, si llega el caso, condenarlos al ostracismo, cuando no a algo peor, si cabe.

“Bienpensantes” que muchas veces llevan el mismo uniforme que uno mismo, recuerden que llevar un uniforme no es sinónimo de guerrero, sino como mucho, en su caso, de mal funcionario, que funcionarios buenos y abnegados hay muchos tambien. Malos funcionarios con egos muy grandes, que se atreven a acusar de eso mismo a otros que solo pretenden cumplir con la misión que juraron … … ya saben, proteger, defender y servir. 
Y aun así seguimos luchando… y defendiendo… 
Cecilio Andrade
----------------------------------------------------------------------
OVEJAS, LOBOS Y PERROS OVEJEROS

Un veterano de Vietnam, un viejo Coronel retirado, me dijo una vez: “La mayoría de las personas en nuestra sociedad son ovejas. Son amables, atentas, criaturas productivas las cuales solo pueden herirse unos a otros solo por accidente.” Esto es así, hay que tener presente que la tasa de asesinatos (en EEUU) es de 6 por 100.000 por año, y la tasa de asalto agravado es de 4 por 1000 por año. Esto significa que la inmensa mayoría de los ciudadanos no se inclinan por lastimarse unos a otros. 

Algunas estimaciones dicen que dos millones de estadounidenses son víctimas de delitos violentos cada año. Un trágico, espeluznante número, quizá todo un récord en la tasa de delitos violentos. Pero hay cerca de 300 millones de norteamericanos, quiere decir que las posibilidades de ser víctima de un delito violento es considerablemente menos de uno en cien. Más aun, como muchos de los delitos violentos son cometidos por el mismo delincuente, el número de ciudadanos violentos es considerablemente menos de dos millones.

Tenemos aquí una paradoja, y tenemos que ver los dos lados de la historia: Bien podríamos estar en los tiempos más violentos de la historia, pero aun así, la violencia es todavía algo raro. Esto es así porque la mayoría de los habitantes son gente decente que no es capaz de lastimarse una a otra, excepto por accidente o bajo una extrema provocación.

Son ovejas
No es peyorativo llamarlos de este modo. (Una nación, un pueblo) Para mi es como un huevo: no puede sobrevivir sin una coraza que lo proteja. Policías, soldados y otros guerreros son la coraza, ellos necesitan la coraza para sobrevivir, necesitan a los guerreros para protegerlos de los depredadores. Una nación, un pueblo es como un huevo, no puede sobrevivir sin una coraza que lo proteja.

LOS LOBOS
“Luego siguen los lobos”, dijo el viejo veterano, “y los lobos se alimentan del rebaño sin piedad” ¿Usted no crees que haya lobos ahí afuera que se alimentaran del rebaño sin piedad? Mejor que lo creas. Hay hombres malos en este mundo y ellos son capaces de los actos más malvados. En el momento que lo olvides o crees que no es así, te convertirás en una oveja. No hay seguridad en la negación.

LOS PERROS OVEJEROS
“Después vienen los perros ovejeros”, siguió, “y yo soy un perro ovejero“. Vivo para proteger al rebaño y enfrentar al lobo.

Si no sois capaces de ejercer la violencia, entonces sois un ciudadano saludable y productivo, Una oveja. Ahora, si tenéis la capacidad de ejercer la violencia y no tenéis ninguna estima por tus conciudadanos serás definido como un sociópata agresivo. Un lobo. Pero ¿que pasa si sois capaz de ejercer la violencia y al mismo tiempo respetas a tus conciudadanos? ¿Qué es lo que tenemos entonces? Un perro ovejero, un guerrero, alguien que recorre el camino de los héroes.

Dejen que me exponga en este excelente modelo de este viejo soldado de las ovejas, los lobos y los perros ovejeros. 

Sabemos que las ovejas viven en la negación, eso es lo que las hace ovejas, ellas no quieren creer que existe el mal en el mundo. Aceptan el hecho que un incendio puede suceder, es por eso que quieren Bomberos. Cortafuegos. Alarmas. Extintores y Salidas de emergencias en las escuelas de sus hijos, en los centros de ocios. Pero muchos de ellos se sienten escandalizados ante la idea de tener un oficial de policía cerca, en el centro de ocio, en la escuela de sus hijos. Nuestros hijos (niños estadounidenses) tienen miles de veces mas posibilidades de morir o ser heridos por violencia escolar que por el fuego, pero la respuesta de la oveja a la posibilidad de violencia es la negación. La idea de que alguien pueda llegar para matar o herir a su hijo es demasiado dura, entonces ellos eligen este camino, el de la negación.

A la oveja generalmente no le gusta el perro ovejero. Se ve demasiado parecido al lobo. Tiene colmillos y la capacidad de ejercer violencia. La diferencia, sin embargo, es que el ovejero no puede ni debe nunca herir a la oveja. Cualquier perro ovejero que lastime intencionalmente a alguna de ellas, será removido y castigado. El mundo no puede funcionar de otra manera, al menos no en una democracia o una república como la nuestra. (A la gente “pacífica” no le gustan los hombres de armas…) Así y todo, el ovejero incomoda a la oveja, ellos son un constante recordatorio que hay lobos por ahí. Ellos preferirían pintarlos de blanco y que dijeran “meeee"... Hasta que el lobo aparece. Entonces la manada completa tratará desesperadamente de esconderse detrás del solitario perro ovejero.

Un ejemplo reciente… Los estudiantes, las víctimas, de la escuela secundaria de Columbia eran escolares grandotes, duros, y bajo circunstancias normales no tendrían tiempo para un oficial de policía. No es que fueran malos chicos; solo que no tenían nada que decirle a un policía. Sin embargo, cuando la escuela estuvo bajo el ataque de dos psicópatas que les disparaban a cualquiera que se les pusiera en la mira, y los equipos SWAT llegaron dentro del colegio, los oficiales tuvieron que físicamente “despegarse” a aquellos chicos llorosos de encima. Así es como se siente un corderito respecto a sus perros ovejeros cuando el lobo está en la puerta.

Mira lo que pasó después del ataque del 11 de septiembre 2001 a las torres gemelas, cuando el lobo golpeó fuerte a nuestras puertas. ¿Recordáis como EEUU más que nunca antes se sintió diferente acerca de sus fuerzas de seguridad y personal militar? ¿Os acordáis cuantas veces oíste la palabra “héroe”? Comprende que no hay nada moralmente superior en ser un perro ovejero; solo es lo que elegiste ser, siempre oliendo alrededor, chequeando el aire, ladrando cuando se escucha algún ruido por la noche.

La manera de pensar de las ovejas y de los perros ovejeros es bien diferente: Las ovejas fingen que el lobo nunca vendrá, el perro ovejero vive para ese día. Después de los ataques del 11 de septiembre, la mayoría de las ovejas, la mayoría de la gente en EEUU dijo: “gracias a dios yo no estaba en esos aviones” El perro ovejero, el guerrero dijo “Dios mío, como quisiera haber estado en alguno de esos aviones, tal vez hubiera hecho que fuera diferente.” Cuando te has transformado en un guerrero, cuando te comprometiste con la causa “guerrera” Usted querrás estar ahí, querrás tener la posibilidad y la oportunidad de hacer que fuera diferente.

Repito: no hay nada moralmente superior acerca del perro ovejero, el guerrero, pero él tiene una ventaja, solo una. Y esa es que es capaz de sobrevivir y prosperar en un ambiente que destruye al 98% de la población. Existe una investigación llevada a cabo unos años atrás con presos por delitos violentos. Estaban en prisión por serios delitos: asalto, asesinato, asesinato de policías. La gran mayoría dijo que habían elegido a sus víctimas por el lenguaje corporal: Pasos lentos, comportamiento pasivo y falta de atención. Eligieron a sus víctimas como lo hacen los grandes felinos africanos, cuando eligen a uno de la manada, eligen al menos capaz de protegerse a si mismo.

Algunas personas quizá estén destinadas a ser ovejas, otros lobos, y otros perros ovejeros. Pero yo creo que cada uno puede elegir que es lo que quiere ser y estoy orgulloso que más y más norteamericanos elijan convertirse en perros ovejeros. 

Siete meses después del ataque del 11 de septiembre, Todd Beamer fue honrado en su ciudad natal de Cranbury, Nueva Jersey. Todd, si no lo recordáis, fue el hombre que en el vuelo 93 sobre Pensylvania llamó con su teléfono móvil alertando a un operador de United Airlines del secuestro. Cuando se enteró que otros tres aviones habían sido usados como misiles, Todd dejó su teléfono y pronunció las palabras “empecemos”, que las autoridades creen era una señal para los demás pasajeros para enfrentar a los terroristas. Entre esos pasajeros -atletas, oficinistas, padres- en una hora, hubo una transformación de ovejas a perros ovejeros y juntos enfrentaron a los lobos, salvando en definitiva a un numero desconocido de vidas en tierra. No hay seguridad para el honesto, excepto si cree en todo el mal que es capaz de hacer el malvado. Este es el punto que quisiera resaltar, especialmente para todos los oficiales de policía y soldados con los que hablo cada año.
En la naturaleza, la oveja, la oveja verdadera, nace oveja, igual que el perro y el lobo, no tienen opción, nacieron así. Pero uno no es un animal. Como ser humano uno puede ser lo que quiera ser. Es una decisión consciente, una decisión moral.
  • Si queréis ser una oveja, podéis serlo, y eso esta bien si lo elegís así; pero debes entender el precio que estas pagando por eso. Cuando el lobo llegue a ustedes y sus seres queridos probablemente mueran, si no hay un perro ovejero ahí para protegerlos. 
  • Si queréis ser un lobo, podéis serlo, pero los perros ovejeros te cazaran, te perseguirán y nunca tendrás descanso, seguridad, confianza o cariño.

  • Pero si lo que queréis ser es un perro ovejero y transitar el camino del guerrero, entonces debes hacer una elección moral y consciente cada día para dedicarte, equiparte y prepararte para prevalecer en ese momento difícil y crucial en que el lobo llegue a tu puerta.
¿Tenéis alguna idea de lo duro que seria vivir con ustedes mismo si vuestros seres queridos son atacados y muertos, y ustedes lo único que podéis hacer es quedarse ahí parado, indefenso, porque no estáis preparado para ese día?. Es la negación lo que transforma a la gente en ovejas. A las ovejas las destruye psicológicamente el combate porque su única defensa es la negación, la cual es destructiva, y eso resulta en miedo, indefensión y horror cuando aparece el lobo.

Es la negación lo que transforma a la gente en ovejas…
La negación te mata dos veces.

  • Te mata la primera vez, en el momento de la verdad cuando no este físicamente preparado: no tener tu arma con ustedes, no entrenaste. Tu única defensa es creer que no va a pasarte nada. La esperanza no es estrategia.
  • La negación te mata por segunda vez porque aun si sobrevivís físicamente, estarás psicológicamente destrozado debido al horror y la indefensión sentidos al momento de la verdad.

Gavin De Becker lo puso de manera clara en su libro del atentado del 11 de septiembre, el cual debería ser de lectura obligatoria para todo aquel que quiera entender nuestra situación mundial actual: 
“…denial can be seductive, but it has an insidious side effect. For all the peace of mind deniers think they get by saying it isn’t so, the fall they take when faced with new violence is all the moree unsettling.”
“La negación puede ser seductora, pero tiene efectos secundarios negativos: por toda la tranquilidad que el negador cree tener. Y se derrumban cuando se enfrenta a nuevos actos de violencia que es aún más inquietante”. 
Es un “pague ahora o pague después”, un contrato escrito por completo en letra pequeña. La persona que adopta la negación conoce a algún nivel, la verdad. Entonces el guerrero deberá esforzarse para confrontar la negación en todos los aspectos de su vida, y prepararse para el día en que deba defenderse. Si sois un guerrero que esta autorizado a llevar un arma, y salís de casa sin ella, estaréis convirtiéndose en oveja, creyendo que el malo no llegara hoy. Nadie puede estar alerta 24hs por día 7 días a la semana, de por vida. Todos necesitamos relajarnos. Pero si tenéis la autorización para portar un arma y salís de casa sin ella, solo respirar profundo y decir a usted mismo ”meeee”...

El tema de ser una oveja o un perro ovejero no es un tema “o blanco o negro” “todo o nada” es una cuestión de balance. En un extremo esta la oveja, con su cabeza metida en un agujero y en el otro esta el máximo guerrero. Poca gente vive completamente en los extremos, la mayoría vivimos en algún lugar en medio. Después del ataque a las torres, casi todos en EEUU dieron un paso hacia el lado del guerrero, alejándose de la negación. Las ovejas también dieron unos cuantos pasos más para aceptar y apreciar a sus guerreros, y ellos empezaron a tomar más en serio sus trabajos. El grado que te vayas alejando de la negación, es el grado que usted y sus seres queridos sobrevivirán, física y psicológicamente al momento de la verdad.
   
Publicado por Sr.Cecilio Andrade
en 06/01/2008