domingo, 1 de febrero de 2009

El tiroteo de caso Tous


En torno a las 18:45 del sábado 9 de diciembre de 2006 las cámaras de seguridad instaladas en el lujoso chalet de los Tous en una urbanización de Sant Fruitós de Bages (Barcelona) captaron la presencia de cuatro encapuchados que penetraban en el jardín. En ese momento la vivienda estaba vacía, ya que los propietarios estaban en Barcelona, visitando a una de sus hijas que había dado a luz.


El vigilante encargado de las cámaras alertó del hecho a los Mossos d'Escuadra y a Luis Corominas, yerno de los Tous y titular de la empresa de seguridad que trabaja en exclusiva para los negocios de la familia. Según Salvador Tous, tres días antes las cámaras habían grabado a unos individuos que estaban "tomando medidas" de la casa, motivo por el cual alertaron a los Mossos d'Escuadra.


Entró empuñando un arma. Corominas actuó de inmediato. Al recibir la alerta, se dirigió hacia el lugar en su vehículo y llegó antes que los Mossos. El yerno de los Tous entró en la casa empuñando un arma y, al salir, se encontró en la calle con dos de los cuatro asaltantes que pretendían huir en un Renault Megane. Al parecer, el jefe de seguridad vio a uno de los sospechosos realizar un movimiento extraño, que le hizo pensar que iba a coger un arma. Por este motivo, realizó varios disparos contra los asaltantes, alcanzado de gravedad a Gazmend Sinani, que falleció dos días después a causa de las heridas que sufrió en la cabeza. Pero los investigadores no encontraron ningún arma de fuego en el vehículo de los autores del robo.


Corominas también disparó contra el otro asaltante, Dulji Kosum, que resultó ileso. Posteriormente, Kosum ingresó la prisión pero se encuentra fugado desde que obtuvo la prisión provisional. Otros dos ladrones huyeron y no han sido detenidos.


Desde el momento de los hechos se ha debatido si Corominas actuó en defensa propia, al pensar que iban a disparar contra él, o quiso dar un escarmiento a los ladrones. Inicialmente, la juez del Juzgado de Instrucción número 4 de Manresa, Montserrat Peña, decretó el ingreso en prisión de Luis Corominas al considerar que el yerno de los joyeros intentó matar a la víctima pues la autopsia reveló que la bala entró en la cabeza "de atrás hacia adelante". La magistrada tambíén consideró en su momento que en el momento de los hechos no existía para Corominas "un peligro fáctico objetivable". Desde febrero de 2007 Luis Corominas se encuentra en libertad bajo fianza de 150.000 euros. Ahora se enfrenta al juicio, que deberá determinar su grado de responsabilidad en la muerte de Gazmend Sinani.


Este caso es un claro ejemplo de que ante las situaciónes y hechos delitivas no debemos nunca actuar con premeditación ni sobre pasar de nuestras funciones y deberes, aunque nos parezca inverosimil e injusto a veces, poner riesgo de murte a una vida o la integridad fisica de una persona siempre debe ser tratada con cuidado y muy medido, si no queremos visitar a un juez, como este caso.