miércoles, 11 de febrero de 2009

VEHICULOS BLINDADOS


 

SISTEMAS DE PROTECCIÓN PARA VEHICULO

Durante Expo de Armas 2003, realizada en el centro de exposiciones de La Rural, tuve oportunidad de cruzarme con la Arquitecta Silvia Guede, representante de la firma de blindajes Brista; quien me facilitó algo de información de los sistemas de seguridad que brinda la firma. Dentro de esa información me mencionó de los vidrios antibala, y como era de prever, dado mis ancestros persas, le propuse un trato, que si yo llevaba mi propia munición con mis armas, y lograba atravesar uno de sus blindajes me tenían que blindar mi automóvil gratis. Si bien aceptó, desconocía el tipo de munición y armamento que yo iba a llevar, pero no obstante lo que me llamó la atención fue que NO DUDO. Una vez finalizada la exposición y ya todos más tranquilos, establecí contacto con la arquitecta, y logré coordinar una fecha para realizar unas pruebas balísticas, asimismo fui invitado a la fábrica, la cual y por razones de seguridad se me solicitó que no fuera dada su ubicación y la más absoluta de las reservas.

Llegado el día de la realización de las pruebas balísticas, fui atendido por la Señorita Silvia Guede, el Señor Pablo Romero de Marketing, y el directivo de la firma el Señor Rubén Estremero, quienes me brindaron una abultada cantidad de información. Al momento de ingresar al recinto donde funciona la firma, lo que me encontré allí superó a todo lo ya conocido en materia de seguridad interna, desde cámaras de seguridad hasta personal de control constantemente circulando, eso era lo que yo veía, no quiero pensar que es lo que habría sin que se viera, a modo irónico parecía la antesala de la NASA. Posteriormente se procedió a una visita guiada por parte de los antes mencionados, en primera instancia lo primero que se hace con un coche cuando entra a la fábrica es cubrir sus matriculas, dado que solo unos pocos, (no mas de dos o tres personas del personal jerárquico de la firma conocen la matricula del vehículo en cuestión). Lo que evita a los empleados que trabajan sobre un vehiculo sepan los datos del titular.
Al recibir el vehiculo y posterior cubrimiento de la matricula, se recubre al vehiculo pieza por pieza, incluso llega a extraer las piezas si hace falta para colocarle el blindaje balístico, pero conservando el recubrimiento que puso al recibir el vehiculo. Lo que se busca con esto es brindarle seguridad al cliente, para que nadie sepa con que sistemas de seguridad cuenta el vehículo y por lo tanto dicha información no pueda ser difundida ni llegar a los delincuentes.

Continuando con el recorrido, fuimos recorriendo las distintas secciones de montaje del blindaje, incluso, se me demostró elementos y tecnología de origen Europeo, y que aquí en la empresa, los Arquitectos e Ingenieros lograron patentar y mejorar muchos de esos sistemas de protección. Ahora bien, yo iba con la idea de encontrar un cristal y una chapa blindado, y de repente me encuentro con toda una organización conformada con la única finalidad de transformar un vehículo en un "búnker" rodante, o lo más parecido a un tanque de guerra personal, (los vehículos blindados deben ser registrados en un departamento gubernamental especifico, dicha departamento es la entidad encargada de legisla las armas, y algo que no sabía es que un vehículo blindado es considerado arma de guerra, este vehículo solo ofrece una vulnerabilidad por culpa o descuido del poseedor del mismo.

Hoy en día, y como es de dominio público, se ha incrementando los secuestros de
extorsión, es común encontrar un vehiculo accidentado o con las puertas abiertas y sin ninguno de sus ocupantes en su interior, es de simple deducción que a una persona que es abordada por un grupo fuertemente armado y no tiene o teme tener un arma, prácticamente esta entregada a la acción de estos delincuentes, y la persona que sí tiene un arma y no se entrega ante una situación similar esta totalmente loco. Ahora bien, si alguien tiene un arma, su intelecto le manifiesta que es para usarla, pero, también debe de saber evaluar cada situación en particular, puesto que si el oponente esta mejor armado que uno, y me supera ampliamente en número y lo más importante de todo no tengo un lugar seguro desde donde poder parapetarme, es casi seguro de que exhibiéndose o peor aún si tiende a intentar extraer su arma, considérese ya hombre muerto. En el caso de que se cumplan todas las condiciones anteriores, pero usted se encuentra dentro de un vehículo blindado tiene dos opciones, una se enfrenta a ellos, con el resultado de que usted solo tendrá que cambiar algunos partes del vehiculo y algunos vidrios astillados, en el segundo de los casos huye, con un idéntico resultado a la situación anterior, clarificando un poco, solo tendrá que lamentar perdidas económicas y no sentimentales.

Una de las ventajas es que se instalan en las puertas dispositivos especiales que permiten el eventual uso de armas de fuego desde el interior del vehículo y son imperceptibles desde el exterior, o sea, reforzamos la teoría del "tanque personal".
Hoy en día es frecuente escuchar las quejas Policiales sobre aumentos de los atracos y otros tipos de delitos, con unos resultados tentadoras para los delincuentes en estos últimos años, estos hechos viene dadas por dos razones principalmente:
1. El declive de la economía y el poder adquisitivo tanto familiar como individual.
2. La eficacia policial. En muchos ámbitos delictivos, el tiempo que tarda la policía de aclarar un delito o apresar los autores del delito ha descendido considerablemente, gracias por los medios tecnológicos que dispone así como más profesionalización y mejor organización de sus medios y personal.
Pero como siempre algunas las ratas logran escabullirse y esos delincuentes, al no tener más salidas u opciones, tienden a buscar otra fuente de ingreso, ya sea en los secuestros, en las extorsiones, en atracos a vehículos brindados o a ciudadanos de a pie, etc., y cabe la posibilidad de que usted puede llegar a ser una víctima más de estos delitos, y tiene que estar preparado para ello. El blindaje que se coloca, en ningún momento modifica la estructura exterior del vehículo, o sea, es improbable para cualquier persona que se de cuenta a simple vista si un vehículo esta blindado o no, asimismo no altera la maniobrabilidad y la relación peso-potencia original de la fábrica.

Los vehículos cuentan con un blindaje en su estructura de fibras aramídicas, o de polietileno, que además de cumplir con las exigencias de resistencia balística, le confieren a las distintas partes del vehículo una gran resistencia mecánica, otorgándole una alta fortaleza para soportar golpes y embestidas, para aquellos usan materiales como fibras de Kevlar o Twaron, dicho material del cual están hechos los chalecos antibalas, aunque hay otros tipos de fibras más y que pude comprobar, pero por las cuestiones de seguridad antes mencionadas no me es posible el darlas a conocer.

Los vehículos son reforzados con la finalidad de ampliar su capacidad de embestir, se refuerzan en los mismos sus parachoques delantero y trasero, brindado de esta manera la capacidad de embestir de frente o en retroceso ya sea en contra de otros vehículos o de obstáculos que intenten bloquear su desplazamiento. La estructura de los guardabarros, (ya veremos un caso real más adelante), se refuerza logrando una deformación programada evitando que el choque afecte el normal rodamiento de los neumáticos.

Asimismo se disponen dentro del habitáculo distintas placas de blindaje, las cuales han sido diseñadas ante la eventualidad de un accidente como "jaula antivuelco", brindando una deformabilidad controlada. Los neumáticos cuentan con un gel antibalas, que sella automáticamente los orificios producidos por proyectiles de arma de fuego, clavos, etc., hace poco en un canal de cable, creo que era Discovery Chanel, tuve oportunidad de ver las cualidades de este gel, pero el mismo carecía de funcionalidad cuando el corte era de gran magnitud, para estos casos existe lo que se llama una banda de rodamientos que asegura el funcionamiento de las ruedas, aún produciéndose estos cortes.

El tanque de combustible se protege con una coraza blindada que ante una eventual explosión dirige la onda expansiva hacia abajo y hacia atrás, preservando la seguridad del habitáculo, a lo que me refirieron que estas pruebas habían salido documentadas, en un episodio del conocido programa que se dedica a los automóviles "El Garaje", donde lo habían probado con nada más ni nada menos que una granada. Uno se preguntará cuanto pesa todo esto, bien yo me pregunte exactamente lo mismo, y la respuesta fue una sorpresa, en automóvil del tipo sedan de cuatro puertas, sólo se agrega un sobrepeso equivalente a un pasajero, que va entre los 90 kg, a los 135 kg, dependiendo del nivel de protección implementado.

Antes de mi visita por la fábrica, esperaba encontrarme sólo con vehículos pequeños o medianos, pero grande fue mi sorpresa no solo cuando vi las conocidas marcas de 4 x 4, sino que también había grandes camiones de transporte de mercancías y otros vehiculos blindados. Entonces gentilmente el Señor Rubén Estremero, me brindó la siguiente respuesta, que aparte de la misma protección que recibe un vehiculo, un camión también aplica una solapa que cubre los estribos, evitando de esta manera el abordaje lateral del vehículo, como así también un cierre automático de las puertas que incrementa su seguridad ante intentos de aperturas sorpresivas o violaciones mecánicas del vehículo.
Continuando con la recorrida llegamos al lugar más esperado por mí, su laboratorio de pruebas balísticas, "el lugar donde vamos a tirar los tiros"; en este recinto que es como un polígono de tiro pero en miniatura, puesto que cuenta con las mismas normas de seguridad de ellos; aparte para las pruebas balísticas no es necesaria mucha distancia, puesto que para probar la protección balística, es indiferente a priori la distancia de disparo, siempre dentro de unos parámetros de valores normales tampoco vamos a disparar un 9 mm, a 1 km.

Bien, ya provisto de mi .44 Remington Magnum, de la firma Taurus, y mi PT 92 AFS del calibre 9 mm Luger, de la misma marca, supuestamente iba a empezar a romper todo lo que me pusieran adelante. Para esta ocasión me traje todo lo más balísticamente "jodido" que tenía, entiendan por esto y a modo de ejemplo en el calibre 9 mm Luger, las conocidas puntas de macizas de KRD, unas recargas hechas por un amigo las cuales eran +P+, con punta de 124 grains y las ya conocidas Black Talon de Winchester, y en el calibre .44 Remington Magnum, unas recargas (más potentes a los estándares normales del mencionado calibre), con puntas de 200 grains encamisadas, también llevé unas semiencamisadas de Remington, y mis últimas Black talon del calibre mencionado.
-->
Ahora bien, siendo que los que realizan pruebas balísticas las hacen para que todo funcione, y cumpla con los requisitos normales de los estándares de protección, yo hago las cosas para que todo salga mal, usted dirá ¿por que? Bien la respuesta es sencilla, si todo lo que me dan esta hecho para soportar esa munición en ese calibre, no tiene sentido en realizar pruebas balísticas, simplemente nos remitimos a lo que nos dicen y listo, por eso y no habiendo advertido a mis anfitriones del poder de la munición que estaba llevando (tampoco me preguntaron que era, hasta que lograron extraer un proyectil), procedí a lo que yo creía iba a ser la ruina de ellos.

Cuando me trajeron en primera instancia un panel balístico, me mostré muy receloso, imagínense si me traen el que ellos quieren, por eso, preferí yo elegir al azar un panel balístico que ya previamente tenía disparos, (además contaba que eso habría debilitado un poco los tejidos del kevlar), dado que en la vida real si se desea tomar un vehículo, el delincuente no creo que quiera disparar solo uno o dos disparos, sino que si se resiste o intenta escapar le va a dejar el vehiculo como un colador, por eso elegí este panel en el cual ya tenía previamente realizadas otras pruebas, con una protección balística del nivel IIIA, la cual esta diseñada para soportar proyectiles del calibre .44 Remington Magnum, pero no a las velocidades que estaba manejando yo con mis recargas de proyectiles encamisados de 200 grains y mis black talon de 250 grains, esperaba ver la cara de asombro de los allí presentes cuando el blindaje fuese atravesada.

Pues bien la cara de asombro fue la mía, cuando tras el disparo solo logré producir rasguño, pero no la protección. No conforme con esto decidí ensañarme más con estas protecciones, gastando todo lo que tenía y no produciendo absolutamente nada.

Posteriormente fueron realizadas pruebas balísticas en el calibre 9 mm Luger, con la munición antes mencionada, esta vez sobre una protección del nivel IIA, o sea soporta ese calibre pero no de la magnitud de la munición que estaba llevando yo, mis últimas KRD, unas recargas de encamisadas +P+, y algunas black talon, siendo que de hecho en anteriores pruebas balísticas de este tipo, a idénticas protecciones con esta munición las había atravesado como mantequilla, y ahora ¿que pasaba que no lo podía hacer? Posteriormente el Señor Rubén Estremero, al recuperar un proyectil, y sonreírme mientras me preguntaba con que diablos estaba tirando, me dio la respuesta que estaba esperando, es que ellos sobredimensionan sus productos entre un 20% a un 30%. Posteriormente pasamos a los vidrios antibalas, y usando la munición que antes mencioné en los dos calibre que había llevado obtuve exactamente lo mismo, o sea nada. No solamente no pude pasar los blindajes balísticos, sino que no pude pasar los vidrios antibala, en ninguno de los casos, con la variada munición que llevé, la cual excedía ampliamente los niveles a los que me enfrentaba.
Conclusión finales
Si bien los soportes a los que les disparé estaban sobredimensionados entre un 20% o un 30%, las municiones que usé también lo estaban; y creyendo poder realizar lo mismo que había hecho una vez con un vidrio antibala o con un soporte balístico del mismo tipo que los que usé, en los cuales los atravesé, esta vez llevando a lo que denominé "...todo lo más balísticamente jodido..." que tenía en mi poder, puesto que ya sea la munición Factory, o los híbridos que tenía, no pude atravesar el blindaje.
Espero haber sido lo suficientemente claro en lo que respecta a estos sistemas de protección, y que les haya servido para conocer un poco más de este tipo de blindajes del que a veces muchos hablan, pero que pocos conocen. Creo a mi humilde entender que ustedes podrán sacar su propia conclusión a estas pruebas balísticas realizadas, las cuales tuvieron un alto rigor científico - técnico, o como solía decir un apasionado a la balística y que fue profesor mío, el Licenciado Luis Olavarria, "...hay que ser categórico...". Y creo que con todas las pruebas que le hice a estos vidrios y blindajes, son lo suficientemente categóricas para reflexionar cuán importante es estar protegido uno mismo y a quienes amamos.

Desde ya mi más sincero agradecimiento al Sr. Rubén Estremero, quien me brindó la totalidad de exigencias que le solicité, y a la Arquitecta Silvia Guede, y al Sr. Pablo Romero, representantes de la firma. Por último y finalizando este informe, me permito agregar, que después de estas pruebas balísticas he tomado conciencia de la utilidad de este tipo de protección, haciéndome reflexionar sobre el provecho que puede brindar este tipo de blindajes, no solo a nivel personal, sino como lo expresé un poco más al principio de este informe, y que se lo dejo como reflexión final:
"Uno se preguntará cuanto sale el blindar su vehículo, pues bien, ponga en una balanza ese costo y ponga del otro lado su vida y la de sus seres queridos y luego evalúe cual es el resultado".
Javier Abedini
Técnico Superior en Balística e Instructor de Tiro RENAR