viernes, 20 de marzo de 2009

LA SENDA DEL ULTIMO GRUPO TERRORISTA EN EUROPA

Desde la desaparición del IRA como grupo terrorista, en la Unión Europea solo queda una organización TERRORISTA. ¿Cómo se originó ETA? ¿En qué situación se encuentra actualmente? ¿Qué relación tiene con el narcoterrorismo? ¿Cómo es combatida por España y Francia?

El nacimiento de Euskadi Ta Askatasuna = E.T.A

En 1952 y frente al aparente agotamiento del Partido Nacionalista Vasco (PNV), surge un movimiento llamado “Ekin” (que significa “emprender”), que dice enfrentarse al Régimen franquista al que acusa de someter a una extrema represión al pueblo vasco. En principio se trata de estudiantes universitarios, todos ellos católicos, lo que motivó que se pensara que la Iglesia cristiana vasca estaba detrás pero pronto se unen sindicalistas y comunistas junto a las juventudes del PNV, en una mezcla nada sana que conllevaría enfrentamientos dialécticos y diferentes posturas sobre cómo combatir al franquismo.

El 31 de julio de 1959, Ekin se escinde de las juventudes vascas y nace ETA, con ideología marxista-leninista, totalmente contraria al catolicismo nacionalista de la organización juvenil del PNV, el Grupo Euzko Gaztedi. Desde entonces, ambas formaciones han llevado caminos distintos, recurriendo ETA a la confrontación directa y el PNV a la vía política persiguiendo unos y otros los mismos objetivos: primero, la caída del Régimen del General Franco, después la autonomía plena y en la actualidad la independencia del Estado español.

La histórica I Asamblea de ETA se celebraría en 1962, en Francia, en un monasterio de la orden benedictina. En dicha Asamblea se ponen de manifiesto las notables diferencias entre el PNV y ETA. Los primeros creen que los vascos son una etnia distinta a la anglosajona o los latinos herederos de la cultura grecolatina. Sencillamente son un pueblo diferente. Pero ETA no cree eso, para la organización lo único que les diferencia del resto es el idioma, el euskera y ha de ser potenciado como el resto de aspectos nacionales propios del País Vasco ya que aspiran a llevar a cabo un proceso de construcción nacional para lo que se reafirman en su identidad únicamente vasca pero basada en la fortaleza de la unión de una comunidad en torno a su idioma, costumbres y tradiciones ancestrales así como en sus fueros históricos.

ETA es aconfesional, no cree en el mensaje de la Iglesia católica, independientemente de que alguno de sus miembros se declare cristiano. Sin embargo, sí se apoyan en la Iglesia para promocionar su programa social, una mezcla de socialismo y cristianismo revolucionario. Con el tiempo se convertiría en una mortal asociación del crimen y ya en el siglo XXI, la única organización terrorista que queda en Europa Occidental, conservando la denominación "Ekin" solo su estructura política.

ETA y la prensa no abertzale

El ministro del Interior dijo recientemente: "ETA sabe ya que está derrotada" y "no le queda más que decidir en qué momento pone fin a la violencia”. Sin embargo, la banda sigue cometiendo atentados, desde su primer crimen en 1959, año de su fundación, no ha cesado de matar y la prensa, en especial, como órgano de difusión de la libre opinión de la mayoría de los vascos, los cuales son contrarios a la violencia y del resto de españoles implicados en la lucha antiterrorista, ha sufrido, no obstante, los embates del terrorismo.

A las 11:05 horas de la mañana del día 31 de diciembre de 2008, explotaba un artefacto formado por 100 kilogramos de explosivos en la sede de la Televisión del País Vasco, en la ciudad de Bilbao. Una hora antes, aproximadamente, el Cuerpo de bomberos de Bilbao recibe una llamada telefónica de aviso en nombre de ETA por lo que se pone en marcha el dispositivo habitual en estos casos, desplegado por los Cuerpos de Seguridad y emergencias, manteniendo un radio de seguridad de 100 metros y evacuando la Ertzaintza a todo el personal del edificio con tiempo suficiente, lo que no excusa la deplorable acción terrorista.

Los terroristas secuestraron al propietario de una furgoneta CITRÖEN YUMPY y le dejaron maniatado a un árbol en la localidad de Arrigorriaga, en una zona rural. Una vez colocado el vehículo con el artefacto en las inmediaciones de la cadena de televisión vasca, huyeron en un CITRÖEN C-2 cuyos dueños denunciaron que se lo habían robado unos individuos a punta de pistola.

En el lugar del siniestro se encuentran también delegaciones de otros medios de comunicación como la cadena Antena 3 y su filial radiofónica Onda Cero, los periódicos “Deia”, “Expansión” y “El Mundo” y la sede provincial de la Consejería vasca de Hacienda. Se trata de un edificio de oficinas en el Barrio de San Mamés; los que conocen Bilbao saben que es una zona muy transitada de la ciudad ya que cerca están no solo el famoso estadio de fútbol del Atletic Club de Bilbao, el “San Mamés”, sino también el Hospital de Basurto y la Escuela de Ingenieros de Bilbao. Además hay una estación de autobuses, que tuvo que ser desalojada igualmente y dos paradas urbanas de bus. La explosión fue tan contundente que se oyó en toda la ciudad con el consiguiente susto, en especial para los enfermos del Hospital que ya de por sí se encuentran en un estado delicado, algo que a ETA le trae sin cuidado, evidentemente.

Como es bien sabido, uno de los objetivos terroristas es desestabilizar a la sociedad y con esta acción ETA pretendía crear miedo y confusión aparte del trauma que supone para la ciudad al cortar las calles en los lógicos cordones de seguridad que la Policía Local monta en estos casos, lo que provoca retenciones de tráfico que llegan a paralizar la vida urbana. No es la primera vez que ETA atenta contra los medios de comunicación o los periodistas. Ya en 1959 atentó contra el diario cántabro “Alerta” y asesinó a tres periodistas (aún hoy en día hay quién exculpa a los etarras diciendo que no fueron ellos).

La V Asamblea de ETA, celebrada en 1966, recomendó castigar a los medios de comunicación que consideraban eran instrumento del Estado franquista como Televisión Española y “El Correo”, por lo que colocaron bombas en repetidores de televisión y realizaron pintadas cerca de estaciones, emisoras y sedes de periódicos como “El Diario Vasco” o “La Voz de España”.

En 1971 intentaron matar a un periodista del diario ABC, sin éxito. Sin embargo, siete años después, acabarían con la vida del redactor jefe del periódico “La Gaceta del Norte” y en 1980 tirotearon al director de “El Diario de Navarra”.

En el año 2000 mataron a un columnista de “El Mundo” y en 2001 al director financiero de “El Diario Vasco”. El periodista Gorka Landaburu, afiliado al Partido Socialista de Euskadi y que siempre había arremetido contra el terrorismo de ETA defendiendo la libertad de expresión sufrió la mutilación de varios dedos al abrir un paquete que él creía contenía una revista a la que estaba suscrito. A pesar de este atentado contra su persona ha defendido el dialogo con la banda terrorista para hallar la paz en Euskadi, un gesto que pocos entienden. Sin embargo preside el grupo vasco de la Fundación “Víctimas del terrorismo” y se ve obligado a llevar escolta desde hace algunos años ya que ha sufrido otros ataques posteriores.

ETA lo intentó también con los periodistas Aurora Intxausti, Juan Francisco Palomo, Carlos Herrera, Luís del Olmo, Santiago Silván y Marisa Guerrero o el presidente del Grupo Correo, afortunadamente sin éxito.

El edificio atacado en Bilbao en 2008 ya fue objeto anteriormente de otro atentado, en 2003, aunque entonces iba dirigido contra la delegación vasca de Antena 3. ETB no instalaría ahí su sede hasta 2007.

Antena 3 y su filial radiofónica “Onda cero” han sido objeto de atentados en varias ocasiones, pero también Radio Nacional de España, la Cadena COPE y la Cadena Cien, lo que demuestra que los etarras están pendientes de los medios de comunicación y de las críticas recibidas en los mismos, especialmente de las vertidas en las emisoras de radio que son oídas por cientos de miles de personas que no tienen tiempo para ver la televisión pero sí para oír la radio mientras trabajan; es lo interesante de este medio de comunicación, que mientras lo sigues puedes hacer otra cosa ya que no es necesario “ver” sino “oír” y ETA es consciente de ello por lo que intenta acallar a los periodistas que trabajan en ese medio y en los demás.

Los últimos atentados a la prensa fueron el cuatro de marzo de 2006 cuando un grupo de abertzale extremistas agredió a varios periodistas de ETB que cubrían una manifestación en Santurce. Poco después se producía la explosión de un artefacto en las instalaciones del periódico “El Correo” en la localidad de Zamudio. ETB 2, el canal de la televisión vasca en castellano, ha sido vilipendiado en muchas ocasiones por ETA por informar en lengua española y por contener espacios de humor en los que se ridiculiza a los colectivos de la izquierda abertzale y a ETA.

ETA, el narcoterrorismo y su financiación

El conocido narcotraficante Pablo Escobar mató a cientos de periodistas y políticos así como a policías entre 1984 y 1991 (se cree que fue quién ordenó el atentado contra el edificio del Departamento Administrativo de la Seguridad, cuyo jefe entonces, el general Maza Márquez, llegó a ser el máximo enemigo del capo colombiano, atentado en el que murieron 40 personas y hubo 812 heridos) y se le señaló como responsable del atentado al avión de “Avianca” en el que murieron 110 personas, cuyo artefacto se dice fue puesto por activistas de ETA contratados por Escobar. En dicho avión viajaban dos capos del Cartel de Cali, enfrentado al de Medellín por el control del tráfico de cocaína en Sudamérica pero también iba a tomar ese vuelo el candidato a presidente del Gobierno, César Gaviria, quién finalmente no lo hizo, ganando las elecciones al año siguiente. Se sabe que ETA trata regularmente con la delincuencia organizada y el narcoterrorismo, de hecho cuenta con un presupuesto amplio para sus acciones, lo que les ocurre ahora es que están siendo atacados constantemente por lo que no les da tiempo a reorganizarse. Esparza Luri, el dirigente etarra que sustituyó a Oyarzábal en 2001, contaba con unos recursos, entonces, de ocho millones de pesetas mensuales para sus operaciones, gastos y movilidad. En este sentido, la colaboración francesa e italiana ha sido determinante, demostrando como incluso en tiempos de tregua se siguió extorsionando a empresarios (las Fuerzas de seguridad españolas llevan avisando sobre este particular años) y negociando con las mafias italianas.

En el siglo XIV llegan a Italia, procedentes de España, los “gamurri” o camorristas, los malhechores españoles que huyen ante la represión de los distintos Reinos cristianos.

Los miembros de la Camorra se autodenominan “Sistema”. Hay quién dice que es una copia mala de la Mafia, pero lo cierto es que nunca colaborarían con el Gobierno de ningún Estado italiano, salvo muy raras excepciones, a diferencia de la Mafia siciliana. Una de esas veces fue con Garibaldi para expulsar a los Borbones de Italia y eso que anteriormente esta dinastía les consideraba aliados en su lucha contra los liberales hasta que éstos les convencieron para que se rebelaran contra la monarquía y una vez aceptaron, los liberales intentaron controlar a tan impetuosa amiga derivándola hacia labores de seguridad ciudadana.

La Bella Societá Riformata, como la denominaban sus miembros continuó avanzando de mano de los liberales hasta que el Gobierno cambió su planteamiento de las mafias, logrando que varios de sus miembros se marcharan a los Estados Unidos, creando la poderosa mafia ítalo-estadounidense. Mussolini acabaría prácticamente con ellos pero otros autores sostienen que actuó como un camorrista más acabando solo con algunos jefes de clanes para dejar a los otros con los que hacía negocios.

Hoy en día son una de las formas de delincuencia organizada más poderosas del Mundo y sus asesinatos superan a los de todos los grupos terroristas juntos, incluso se sabe de cierta conexión con la organización ETA lo que pudiera indicar que la banda de origen vasco es desde hace tiempo una mafia más, no un grupo terrorista; de hecho, en Nápoles, los camorristas consideran a los etarras, hermanos mafiosos de España.

Formada por los estratos más bajos de la sociedad al resultar, con una adecuada preparación, más violentos, la Camorra aprovecha la desestabilización en algunos Países para poder traficar con armas y drogas con menos problemas que si el País estuviera bien y contara por lo tanto con unas buenas Fuerzas de Seguridad. Pudiéramos entablar ya una diferencia entre el terrorismo y la delincuencia organizada: el primero tiene entre sus objetivos desestabilizar a la sociedad para con ello captar adeptos descontentos con la situación en la que se encuentran mientras que la delincuencia organizada se aprovecha de esa desestabilización creada por el terrorismo o cualquier otra circunstancia (un conflicto civil, una crisis económica, un golpe de Estado, etc.) para hacer más negocio a costa de la desesperación de los ciudadanos. La semejanza ente ambos fenómenos delictivos sería que los dos crean pánico en la población, utilizan el miedo para permanecer fuertes y granjearse el respeto de grupos rivales.

Lo cierto es que tanto terroristas como mafiosos, hoy en día, con la globalización, están más unidos que nunca habiendo derivado los antiguos grupos terroristas de los años 70 que aún perduran como ETA y otros en verdaderas mafias, como lo son también las FARC de Colombia con su lucrativo negocio de droga. Ya no hay motivos para combatir por unos ideales románticos como la lucha contra una dictadura o fines parecidos por lo que se impone explotar otros recursos tal y como lo ha hecho el IRA en Irlanda que en contra de lo que se cree aún existe pero como delincuencia organizada.

Las familias camorristas carecen de estructura jerárquica como la Mafia de Sicilia.; sencillamente hay una serie de clanes no vinculados, en principio. En 1970, Raffaele Cutolo intentó unirlos pero lo que provocó fue una guerra entre las viejas familias y las nuevas, con el saldo de 400 muertos en tan solo un año. Lo volvió a intentar Carmine Alfieri, diez años después, igualmente sin éxito.Actualmente hay 235 familias enfrentadas entre sí muchas de ellas, causando 139 muertes en una guerra entre los dos clanes en 2004.

La media de asesinatos a manos de la Camorra es de 200 personas anuales llegando a la escalofriante cifra de 3.600 muertes en 2008 desde la creación del “Sistema”, como se autodenominan los camorristas. Esa cifra refleja la gravedad de la existencia de una organización como la Camorra, con más asesinatos que todos los grupos terroristas del Mundo juntos.

Uno de los mercados más jugosos para la Camorra ha sido el inmobiliario español pero con la crisis actual se ha enfriado algo, como le ha ocurrido también a la mafia rusa, la otra perjudicada. De hecho es sabido que los italianos llaman a la Costa del Sol “Costa Nostra” pero la verdad es que rivalizan con los rusos y los colombianos en inversiones inmobiliarias, tráfico de drogas y armas.

Por lo general se respetan mutuamente y procuran no meterse en lo que estén haciendo los otros. Y no hay territorios definidos, solo partes del negocio de tal manera que las distintas mafias pueden ser accionistas de la misma empresa sin que ello suponga una guerra entre ellas; actúan como empresas multinacionales.

Con esas inversiones inmobiliarias lavan el dinero ilegal y gracias a esas propiedades establecen bases, bien de apoyo, bien para dirigir sus negocios ya que en España la mafia ha procurado no hacerse notar demasiado para poder utilizar el País como refugio de los perseguidos en Italia y Estados Unidos. Sin embargo, el nueve de agosto de 2008 fue detenido en España Patrizio Bosti, jefe de una de las familias más importantes de la Camorra, los Contini, un clan relativamente nuevo, enfrentado a las familias más veteranas de Nápoles, las cuales se unieron para combatir precisamente a los Contini y demás clanes que surgieron después del cisma provocado por Rafaelle Cutolo al intentar crear una gran familia camorrista que compitiera de tú a tú con la mafia siciliana. Su vida en Gerona, donde se le detuvo, estaba rodeada de lujo y boato. A sus 49 años se encontraba en búsqueda y captura desde hacía tres años y su ansia de riquezas le hizo cometer el error de exponerse demasiado hasta que fue identificado pues las policías italiana y española trabajan coco con codo en este aspecto a sabiendas en Italia de que España es el refugio de los mafiosos. Con esta detención, la Alianza de Secondigliano, los clanes camorristas surgidos de la desmembración de otros más veteranos, estaba muy tocado pues anteriormente se detuvo, en 2007, a Edoardo Contini, el principal jefe y a otros jefes de sendos clanes, Vicenzo Licciardi y Francesco Mallardo.

También en agosto pasado se detuvo en Marbella nada menos que a Pasquale Mazzarella, hijo del jefe del clan Mazzarella, quienes prácticamente habían monopolizado el tráfico de hachís en el sureste de España como ha demostrado la Guardia Civil, Cuerpo de Seguridad español que realiza una magnífica labor contra el crimen organizado, sin desestimar el trabajo del Cuerpo Nacional de Policía pero debemos entender que las rutas del hachís pasan por playas por donde entran las embarcaciones procedentes de Marruecos con la droga, caminos rurales por donde se transporta y ciudades pequeñas desde donde se distribuye, todo ello demarcación de la Guardia Civil (como ocurre en Italia con el Cuerpo hermano de la Guardia Civil española, los carabinieri italianos, ambos tienen la misma naturaleza militar).

El CNP (Cuerpo Nacional de Policía) se encuentra en capitales de Provincias y ciudades más pobladas, siempre en casco urbano; aún así, su labor contra el tráfico de drogas es muy importante igualmente. En la memoria tenemos aún, por poner un ejemplo tan solo, la detención, en Barcelona, de Santafede por el CNP, para lo que recurrieron a los GEO, su unidad de élite ante la peligrosidad del camorrista en cuestión, quién vivía en un lujoso piso de 200 metros cuadrados. Los Mazzarella tenían siete inmuebles y 60 vehículos como parte de su red logística en Marbella, su centro neurálgico. Los “empleados” de la red eran marroquíes encargados de traer la droga desde su País, eludir la vigilancia aduanera marroquí y a veces también española (ahí están las operaciones policiales anticorrupción tanto en Marruecos como en España, concretamente en Ceuta, Melilla, Algeciras y La Línea de la Concepción) y transportar la droga en buenos vehículos hacia Italia aunque esta última tarea se solía dejar en manos de los camorristas para pasar así más desapercibidos. Es frecuente la utilización de inmigrantes irregulares magrebíes que necesitan dinero al encontrarse desempleados y sin documentación; les resultan muy económicos a la Camorra. Habían montado una empresa de alquiler de vehículos que eran utilizados por narcotraficantes tanto marroquíes como europeos; los conductores carecían de antecedentes por razones obvias: si eran detenidos en un control policial rutinario no levantarían sospechas.

En el Registro Mercantil el nombre que figuraba al frente de la empresa era el de una mujer detenida en Nápoles por narcotráfico. Según el escritor Roberto Saviano, amenazado de muerte por la Camorra al sacar a la luz todos sus negocios fuera de Italia, la familia Nuvoletta, que cuenta con un importante respaldo de la mafia siciliana, ha invertido mucho dinero en la Isla de Tenerife donde fue detenido recientemente el capo de la Camorra “Orlando”.

La familia más influyente de la Camorra son los “Cazalessi”, participando la policía española en la Operación “Spartacus”, el mayor golpe que se la ha dado a la Camorra hasta el momento, con cien detenidos. Los Cazalessi mueven un montante de negocios legales e ilegales estimado en 30.000 millones de euros anuales. Su jefe es el escurridizo Antonio Iovine. La DEA norteamericana y la fiscalía antimafia italiana calculan que las tres familias mafiosas más importantes de Italia mueven la tercera parte del negocio mundial del tráfico de drogas. Se sabe que la delincuencia organizada facilita armas a los grupos terroristas y éstos a cambio les pagan con droga o protegen los envíos de cocaína a su paso por Países como España, puerta de Europa de esta sustancia.

Sin lugar a dudas, ETA está implicada en este negocio hasta la cabeza. No se entendería lo contrario. La mayoría de los analistas siguen separando a los grupos terroristas de la delincuencia organizada pero las pruebas a favor de la provechosa relación entre unos y otros son cada vez más contundentes como el interrogatorio efectuado por la policía italiana a Raffaele S. del clan “Genovese” en el que confesó que ETA les pagaba con droga los lanzamisiles y explosivos que La Camorra les conseguía, lo que desmonta el argumento etarra de que luchan contra el tráfico de drogas porque corrompe a la juventud vasca.

Se sabe igualmente de contactos entre ETA y las FARC, de donde probablemente obtengan la cocaína con la que pagan las armas y explosivos que la Camorra les proporciona a través de exmilitares checos, según Raffaele S., lo que nos indica que ETA es hoy en día una mafia, no un grupo terrorista y que de vez en cuando comete un atentado para aparentar que siguen teniendo convicciones independentistas, digamos para parecer que aún luchan por una causa, cuando realmente solo miran por sus propios intereses lucrativos lo que quedó demostrado también con la detención de Emilio Arrizabalaga Ruiz de Azúa, del comando Bellotxia y socio del conocido narcotraficante “Don Carlos”, quién se encargaba de lavar dinero procedente de los narcos colombianos quién aparecía como titular de empresas inmobiliarias en el Campo de Gibraltar.

Existen otros antecedentes como la detención en La Haya, en 1984, de tres activistas de ETA con una gran cantidad de heroína que iban a canjear por armas (después ETA solo ha comerciado con cocaína o hachís). Cuatro años después, la Policía francesa detiene al narcotraficante Michel Dulucq en compañía del etarra Manuel Paz González. Cuando se detuvo a la miembro de ETA María Isabel Urdangarín, se le incautaron 91 kgs. de cannabis y no olvidemos a José Luis Folgueras y el cargamento con el que fue detenido en Jaén de 150 kgs. de cocaína. Habría que preguntarse si los traficantes de droga que ETA decía haber eliminado fueron para que no corrompieran a la juventud vasca o para quitarse competencia.

A la violencia habitual de la Camorra se une como problema añadido las guerras entre clanes rivales como la que enfrentó a los “Graziano” y a los “Cava”, donde los segundos quedaron prácticamente destruidos. Otra familia especialmente preocupante son los “Valentino”. El futuro del terrorismo es convertirse en delincuencia organizada, si no se ha convertido ya. No sabemos que es peor puesto que el pastel que se reparten no es tan grande. El conflicto entre las diferentes familias y grupos terroristas está servido, o eso o una gran alianza del mal con la que sea casi imposible luchar. Corresponde a los Cuerpos de Seguridad eliminar una y otra posibilidad porque de lo contrario las sociedades occidentales corren un serio riesgo de acabar desestabilizadas totalmente.

Actividad de ETA en el siglo XXI

Año............................... / 2000 - 2001 - 2002 - 2003 - 2004 - 2005 - 2006 - 2007 - 2008

Atentados de ETA ....... / 70 - 39 - 30 - 18 - 18 - 28 - 11 - 6 - 24
Atentados Kale Borroka / 0 - 452 - 193 - 150 - 235 - 378 - 200 - 450 - 0
Víctimas mortales........... / 23 -. 15 - 5 - 3 - 0 - 0 - 2 - 3 - 4
DESATICULACIONES
Comandos operativos..... / 6 - 15 - 13 - 2 - 2 - 3 - 5 - 7 - 9

Redes de Captación........ / 1 - 0 - 2 - 5 - 3 - 3 - 0 - 1 - 2
Redes de financiación..... / 3 - 2 - 2 - 4 - 0 - 1 - 1 - 1 - 1
DETENCIONES
Detenidos en ESPAÑA.. / 75 - 135 - 123 - 127 - 80 - 70 - 19 - 175 - 89

Detenidos Kale Borroka / 0 - 0 - 0 - 0 - 19 - 27 - 14 - 121 - 19
Detenidos en FRANCIA / 24 - 29 - 63 - 44 - 60 - 50 - 44 - 40 - 13

Detenidos en otros Países:
2000: dos en México
2001: dos en México
2002: nueve en Venezuela, uno en Argentina, uno en México y uno en Suiza
2003: seis en México
2004: uno en Holanda
2007: dos en Canadá y uno en México
2008: siete en México

Teniendo en cuenta la anterior estadística, podemos sacar varios puntos de analisis:

• Durante la VII Legislatura, gobernada por el Partido Popular, los detenidos de ETA fueron 480. Durante los cuatro años posteriores, con el PSOE ya en el poder, los detenidos han sido 420, una cifra similar si bien los comandos que se desarticularon con el PP fueron 37 y con los socialistas 25. 60 detenidos y doce comandos menos en la VIII Legislatura. ¿Significa esto que los socialistas han hecho menos que los populares en la lucha contra ETA? No necesariamente. Hubo una tregua que el Gobierno quiso respetar aun existiendo señales e indicios de que ETA continuó con su labor de captación y cobrando el "impuesto revolucionario"; ETA se estaba rearmando y reorganizando después de la intensa campaña del PP contra la organización de origen vasco o al menos daba esa impresión. El Gobierno socialista reaccionó cuando vio que los atentados se sucedían y aunque tarde, lo hizo de manera contundente.

• 88 atentados desde que gobiernan los socialistas con ocho víctimas mortales. Entre el año 2000 y el 2004, con el PP dirigiendo la lucha antiterrorista, 162 atentados con el resultado mortal de 46 víctimas. Este es el dato que suelen utilizar los socialistas para dar a entender que durante su mandato, la lucha contraterrorista está siendo más eficaz. Pero verdaderamente no es así. En realidad, ETA llevó a cabo una sangrienta campaña contra intereses españoles y empresarios vascos que se negaban a pagar el llamado impuesto revolucionario, en una época en la que se le presionó y mucho, llegando a estar contra las cuerdas y en varias ocasiones bastante debilitada. Prueba de lo que digo es la colaboración internacional: 23 detenidos fuera de las fronteras de la Unión Europea frente a los once en época socialista y además fue el Partido Popular el que consiguió que tanto en la Unión Europea como en Norteamérica se condenaran los atentados de ETA y se implantara la euroorden en todo su territorio europeo. En cambio, con el Gobierno socialista, los detenidos en América, donde ETA posee cierta infraestructura, han disminuido ya que las relaciones de España con varios países sudamericanos se han deteriorado, faltándosele el respeto como no se había visto antes siendo los casos de Venezuela y Perú los más elocuentes y Venezuela es uno de los Países que más etarras acoge. Si a esto añadimos que el gobierno colombiano avisó a las autoridades españolas de que ETA mantenía relaciones activas con la guerrilla, se entiende que sea crucial mantener buenas relaciones con los países hispanoamericanos si la administración del presidente Zapatero desea acabar con el apoyo exterior de ETA (la guerrilla colombiana se financia en gran parte gracias al tráfico de drogas y si ETA ha entrado en ese circuito, sus recursos pudieran pasar a ser importantes al tener dinero para comprar armas sofisticadas y explosivos). En este sentido, el gesto de buena voluntad del gobierno español de acercarse a Venezuela y más después de las declaraciones malintencionadas de Chaves hacia la presencia empresarial española en su País y del altercado famoso con el Rey, pudiera entenderse en el contexto de la lucha antiterrorista (probablemente haya otros motivos como salvaguardar los intereses empresariales españoles o los recursos procedentes de Venezuela). Evidentemente, España no tiene porque bajarse los pantalones ante insultos de otros países pero sí debe tener mano izquierda si se pretende acabar en serio con el terrorismo.

• La colaboración francesa sigue siendo la misma que con el Partido Popular pero aquí podemos entrever un claro interés francés por no dar la imagen negativa que estaban dando de una organización terrorista que campaba a sus anchas por territorio francés, robando armas y explosivos de fábricas francesas e intentando matar también en Francia. Este País por fin se ha dado cuenta de que ETA no es solo un problema español y ha decidido actuar, de tal modo que desde el año 2000 ha habido 367 detenciones por parte de las Fuerzas de Seguridad francesas e incluso colaboran activamente con las españolas, si bien es verdad que ha sido debido a varios atentados cometidos en suelo francés como, sobre todo, el que supuso la muerte de los dos guardias civiles en Capbreton.

• Con respecto a las redes desmanteladas, con los populares en el poder, se eliminaron nueve redes de captación y once de financiación, mientras que con los socialistas, ocho de captación y tan solo cuatro de financiación. Aquí sí puede verse la tardanza en reaccionar por parte de los socialistas que o no podían o no querían ver la realidad y era que ETA estaba utilizando la tregua para rearmarse y reorganizarse como he indicado antes.

• En lo que sí actuaron sin miramientos tanto jueces como las Fuerzas de Seguridad durante la última Legislatura ha sido contra el terrorismo callejero de la Kale Borroka con 185 detenidos en los últimos años mientras que el Partido Popular nunca le dio demasiada importancia a ese fenómeno, lo cual es inexplicable teniendo en cuenta los 874 atentados contra mobiliario urbano durante su segundo mandato (los detenidos fueron solo cinco). Las organizaciones que llevan a cabo la Kale Borroka son la cantera de ETA y no actuar contra ellos es darle vida a la organización. Los estrategas socialistas parecieran darse cuenta de este particular y durante los años que llevan gobernando ha habido 185 detenidos de ese entorno, claro que aquí debemos hacer mención de la Ertzaintza, cuya labor antiterrorista le ha supuesto varias bajas y también han detenido activistas y sobre todo miembros de la Kale Borroka, pero claro, los atentados de éstos últimos han sido 1.184 durante los últimos cuatro años, con los socialistas en el poder, 310 más que con los populares, por lo que podemos entender la respuesta: la Kale Borroka se ha convertido en un modo fácil de desestabilizar a la sociedad vasca, uno de los objetivos de ETA ya que son atentados más fáciles de llevar a cabo, menos costosos pero muy perjudiciales, sobre todo por los daños materiales causados, por lo que se entiende, insisto, la respuesta del Gobierno vasco ante tan dañino enemigo.

La organización terrorista ETA hizo estallar en febrero de 2008 tres artefactos explosivos, uno contra los juzgados de Vergara, otro contra la Ertzaintza cerca de Bilbao y el tercero en la sede del Partido socialista de Euskadi, en la localidad de Derio, también en Vizcaya.

En el mes de marzo, asesinó al ex-concejal del P.S.E. Isaías Carrasco e hizo estallar una bomba en la casa-cuartel de la Guardia Civil en La Calahorra (La Rioja), con el resultado de quince heridos leves y el cuartel inhabilitado.

En abril, volvería a atentar contra dos sedes socialistas en Bilbao y Elgoibar respectivamente.

El Día del Trabajo, ETA explosionó tres bombas en las Provincias de Vizcaya y Guipúzcoa.

También en mayo, atentó contra la casa-cuartel de la Guardia Civil en Legutiano (Álava), matando al guardia Juan Manuel Piñuel Villalón e hiriendo a otros cuatro guardias civiles. El mismo mes, otro artefacto destrozó la fachada que da al mar del Club marítimo de Getxo, lugar habitual de reunión de empresarios y políticos vascos.

Junio vio otros dos artefactos explotar, uno contra la empresa constructora “Amenazar”, adjudicataria, junto a otras empresas, de las obras de la Y vasca del tren de alta velocidad y el otro artefacto contra el diario “El Correo”, en la localidad de Zamudio.

El verano fue relativamente tranquilo pues solo explotaron cuatro pequeños artefactos en Cantabria, no habiendo actividad de la organización en agosto para reaparecer en septiembre, de modo contundente, atentando contra la sede de Caja Vital en Vitoria y cuatro horas después en el mismo lugar. Al día siguiente, asesinan a la brigada del Ejército de Tierra, Luís Conde de la Cruz.

En octubre sus objetivos son los juzgados de Tolosa y la Universidad de Navarra donde estallarían un artefacto y un conche bomba respectivamente.

Por último en diciembre, la banda mató al empresario Ignacio Uría Mendizábal, también adjudicatario de las obras de la Y vasca, director de la empresa “Altuna y Uria”.

Cabía esperarse una respuesta de la banda después de la detención del principal miembro del triunvirato “Txeroki” pero lamentablemente no se puede prever donde atacarán a no ser gracias a un minucioso trabajo de los Servicios de Información que en el Norte de España realizan una labor excepcional. Pero ETA, lógicamente, toma medidas de seguridad exhaustivas cuando se ve acorralada y también cuenta con su propio servicio de información.

A la una de la tarde, Uria Mendizábal se dirigía como tantos días a comer con unos amigos con los que gustaba echar una partida de cartas. Se trataba de un empresario conocido en la zona, de 71 años de edad, casado y con cinco hijos. Un activista de ETA le disparó en la cabeza y el pecho sin la más mínima posibilidad de defenderse. Otro miembro del comando le esperaba en un coche previamente robado en el Alto de Itziar a su dueño a quién maniataron y taparon los ojos; horas después sería atendido por la Ertzaintza. El vehículo lo quemarían los terroristas justo después del cobarde atentado.

No era la primera vez que le amenazaban. En marzo de 2007 aparecieron camiones-hormigoneras y coches de empleados con ruedas pinchadas, pintadas en contra del TAV y tubos de escape tapados en señal de advertencia para que se retirara del proyecto del TAV vasco, el tren de alta velocidad. El motivo por el que ETA rechaza ese ambicioso proyecto es porque comunica el País Vasco con España, minando los esfuerzos independentistas de la organización y el MLNV que desean un Euskadi aislado de Europa para así tenerlo más controlado.

Lo más indignante de esta trágica historia es que el Ayuntamiento de Azpeitia está gobernado por ANV (Acción Nacionalista Vasca), “Aralar” y EA (Eusko Alkartasuna), formación ésta última que ha hecho lo que cabía esperarse de los buenos demócratas: renunciar, de inmediato, a continuar en su labor de gobierno al lado de colaboradores de terroristas que se han negado a condenar el atentado como ANV. “Aralar” en cambio, estuvo debatiendo durante días si abandonar a sus socios de ANV o no, lo que denota lo influenciada que sigue estando dicha formación por el entorno de ETA, a pesar de que condenan sus atentados. Sin embargo no han seguido el ejemplo de EA. Por otro lado, habría que recordarles a los concejales de EA, qué esperaban que sucediera al coaligarse con ANV; por lo menos han tenido la decencia de abandonarles.

Aún así, ANV presentó su propia moción relativa al atentado, mostrando su solidaridad con los familiares de la víctima pero sin condenar la acción de ETA, moción que solo ha votado en contra el Partido Nacionalista Vasco; EA y “Aralar” se han abstenido cuando debieran haber votado negativamente también; un lenguaje ambiguo, como podemos ver.

En total, 24 atentados y cuatro personas asesinadas.

En 2007 hubo solo seis atentados pero asesinaron en diciembre a los dos guardias civiles Raúl Centeno Bayón y Fernando Trapero Blázquez, en el marco de una actividad terrorista que ya no cesaría, iniciada a finales de agosto de 2007 con el atentado a la casa-cuartel de la Benemérita en Durango, una vez rota la última tregua.

Tendríamos que remontarnos a 2005 para encontrar un año con tantos atentados pero entonces no hubo víctimas mortales.

Sería en 2003 cuando la organización mató por última vez antes de 2007: en concreto, aquel año asesinó en febrero al jefe de la Policía Local de Andoain, Joseba Pagazaurtundua y en mayo a dos policías nacionales: Bonifacio Martín Hernando y Julián Embid Luna.

La lucha contra ETA y la cooperación francesa

La lucha antiterrorista en 2008 ha sido espectacular, resaltando la colaboración entre las Fuerzas de Seguridad españolas y francesas para acabar con ETA de una vez por todas. Si continuaran pudieran ver ese objetivo cumplido por fin. 89 detenidos, entre ellos y por tres veces en el mismo año, la cúpula de ETA, con trece comandos desarticulados, varios zulos de armas y explosivos descubiertos y golpes sucesivos al brazo político, Batasuna y a sus cachorros de la kale borroka. También se han desmantelado grupos de apoyo y redes de financiación y extorsión.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer y desde luego el Gobierno no puede parar ahora porque verdaderamente el final de ETA está cerca. Si enfriara la lucha antiterrorista la organización tendría un respiro para poder reorganizarse y rearmarse y no se debe dar lugar a ello.

Entre 2007 y 2008 los detenidos suman ya 264, lo que nunca antes se había conseguido, con 18 comandos y cuatro redes de captación desarticulados entre los dos años, dos redes de financiación y extorsión y 130 detenidos de la kale borroka, el terrorismo callejero de ETA.
El acoso hispanofrancés a ETA continúa.

Es el momento de acabar con la organización de una vez por todas.

Si cesara el hostigamiento, ETA volvería a reorganizarse y a matar. Se trata de una mafia que trafica con droga para pagar sus armas y explosivos con los contactos y la cantera necesarios para mantenerse en el candelero por tiempo indefinido.

Los últimos golpes a la banda la están desmoralizando y dejando en muy mal lugar ante otras organizaciones mafiosas y terroristas. Si los Gobiernos español y francés enfrían su lucha antiterrorista conjunta la sociedad española y vasca en particular habrá perdido una gran oportunidad de ver el final del terrorismo de ETA y renacer la esperanza de una paz duradera en el País Vasco. Se impone continuar con la estrategia iniciada hace ya seis años entre los dos Países vecinos al comprender Francia por fin que ETA era también un problema suyo.

A pesar de las denuncias de la organización “Human Rights Watch” (HRW), sobre los largos períodos de detención preventiva y los supuestos abusos de las Fuerzas de Seguridad francesas, la opinión pública a ambos lados de los Pirineos valora muy positivamente el ingente esfuerzo francés contra el terrorismo.

En el País galo, se vigilan las comunicaciones y los movimientos de los sospechosos de terrorismo de un modo más eficaz que en otras naciones europeas y no han dudado en instalar cámaras en zonas urbanas con las que vigilar todo lo que pueda alterar el orden público. Los cibercafés no escapan al control policial así como los teléfonos tanto fijos como móviles y aunque esto último no suele ser problema tampoco en España, con respecto a los ciberlocales la vigilancia de los mismos sigue siendo una asignatura pendiente para la Justicia española.

En Francia no dudan en colocar cámaras en estaciones férreas y de autobuses, aeropuertos y puertos, exteriores de los centros de culto (especialmente mezquitas) y grandes superficies comerciales ya que está comprobado que los terroristas buscan refugio y llevan a cabo acciones en los lugares que observan están menos vigilados. También es cierto que los terroristas suicidas en un momento dado se muestran indiferentes con respecto a esas cámaras teniendo en cuenta que van a morir de todos modos, por lo que les da igual ser grabados pero lo cierto es que cada año les resulta más difícil a los grupos yijadistas encontrar ilusos que accedan a inmolarse esperando una recompensa celestial que desde luego no llegará; la inmensa mayoría de los musulmanes califican a estos individuos, los suicidas, como ignorantes de cuya incultura se aprovechan los yijadistas dando una mala imagen del Islam.

La prisión a los dirigentes terroristas ha subido a 30 años y para sus subordinados a 20 (creemos, en cambio, que debiera ser la misma para todos ya que tan culpables son los que organizan como los que llevan a cabo los atentados, pero aún se diferencia, a efectos penales, a ideólogos de activistas en prácticamente todo el Mundo).

Como en otros Países que han endurecido sus penas hacia los terroristas, algunas organizaciones ya han denunciado agresiones a los derechos humanos por parte de los Cuerpos de Seguridad pero habría que recodarles que en un Estado de Derecho como el francés o el español, existen mecanismos legales para controlar los desmanes policiales la rara vez que los haya mientras que a los grupos terroristas todo esto les da igual y siguen matando.

Esas supuestas organizaciones humanitarias debieran plantarse delante de las víctimas del terrorismo y decirles a la cara que se atenta contra los derechos de los terroristas detenidos. Esperemos que no tengan el valor de hacerlo porque diría muy poco de ellas ya que las víctimas no tuvieron ocasión de defenderse; fueron asesinadas de un tiro en la nuca, en ocasiones delante de sus hijos. ¿Acaso eso no es faltar a los derechos humanos? Contra el terrorismo no debe haber miramientos ni condescendencia, sino aplicar íntegramente las penas y encarcelar a los asesinos para sacarlos así de la sociedad puesto que son una amenaza para el orden público y la seguridad ciudadana.

En Francia existe la cadena perpetua y ya se plantea aplicarla a terroristas de ETA como llegó a plantearse con los cuatro etarras de Cahors por lo que ETA ya no tiene donde esconderse a no ser amparados por sus amigos de las FARC y otras organizaciones pero el Gobierno francés ya está harto de que se considere a Francia refugio de terroristas.

En España, en cambio, por delitos de secuestro, robo, posesión de explosivos y pertenencia a banda armada les caerían apenas 30 años, si llega. Según la asociación “Jueces para la Democracia” la cadena perpetua va en contra de la constitución española que prevé una reinserción social para todo tipo de criminales y delincuentes, pero acaso ¿esa reinserción es posible en personas cargadas de odio y maldad como por ejemplo “De Juana Chaos” cuyos desplantes a la justicia española todos estamos viendo en estas semanas?

Está sobradamente demostrado que tanto terroristas como pederastas y violadores acaban volviendo a las andadas, unos por interés económico y otros por vicio (no por enfermedad mental alguna ya que aún no se ha demostrado científicamente que los violadores compulsivos o pederastas sean enfermos sino que son muy conscientes de sus actos). Por lo tanto, son una clara amenaza para la sociedad y deben permanecer de por vida en la cárcel, realizando desde la misma servicios a la comunidad como pago a sus crímenes y desmanes.

Se acusa a la Justicia francesa de permitir interrogar durante tres días a los terroristas sin presencia de sus abogados (en ocasiones se les permite estar con sus clientes media hora y con presencia policial) pero solo caben dos posibilidades en la lucha contra el terror: o se toma en serio o se claudica ante ellos otorgándoles favores como la visita de familiares que pueden informarles de lo que acontece en el exterior por lo que los terroristas pueden seguir organizando atentados desde la cárcel sin problemas (afortunadamente en España los funcionarios de instituciones penitenciarias realizan una gran labor y son, por lo general, profesionales experimentados y muy eficaces al igual que la Guardia Civil, encargada de la seguridad en las prisiones y de la conducción de presos pero en ocasiones otros presos han denunciado el trato de favor -más habría que decir de miedo hacia ellos- que reciben los etarras).

El caso, la realidad, es que la cooperación hispanofrancesa en materia antiterrorista está pasando por su mejor momento y pocas veces se ha estado tan cerca de acabar con ETA como ahora. Se están desarticulando redes de financiación, impidiendo atentados, deteniendo a su cúpula y una vez reestructurada volviendo a ser detenida con lo que la organización se ve obligada, ante la operatividad, eficacia y presteza policiales a colocar al frente a miembros de la banda inexpertos que cometen errores con los que caen de nuevo.

Es precisamente el efecto que no esperaba ETA, a lo que no estaba acostumbrada, a esta rapidez en la actuación policial que apenas les deja respirar como la detención en Vizcaya de dos colaboradoras de ETA en relación con la operación iniciada días antes en las localidades de Garde e Irún en la que cayó el nuevo triunvirato dirigente de la banda con Aitzol Iriondo al frente y otros tres activistas más.

Uno de los detenidos fue Iba Egurrola San Andrés, que figuró en las listas electorales de ANV en los últimos comicios. ¿Se necesitan más pruebas para ilegalizar a semejante formación política? ¿Cómo es posible que el Gobierno diga que con la legislación actual es difícil desbancar a ese partido colaboracionista de ETA de los ayuntamientos donde gobiernan o forman parte de los consistorios?

Garikoitz Aspiazu Rubina, conocido como “Txeroki”, responsable de los comandos “Z” de la organización terrorista ETA, fue detenido en el sur de Francia junto a una mujer, también activista de la banda. Ambos iban armados en el momento de la detención, realizada esta madrugada, cerca de Cauterets, desde donde han sido conducidos a Bayona.

Pero ¿qué supone esta detención para la lucha antiterrorista? ¿En qué cambia la situación si es que cambia en algo? ¿Ha afectado seriamente a ETA? La respuesta es que no pues la organización, como todo el mundo, sabía que la detención de Rubina era cuestión de tiempo ya que estaba muy vigilado por los Servicios de Información de Francia y España. Todo el aparato sigue intacto y preparado para atentar, entre otras cuestiones, porque "Txeroki" no es solo una persona sino tres. Es más, la dirección de la banda se reorganizó enseguida, si bien es cierto que volvió a caer, para ser de nuevo reconstituida.

En el piso en el que tenían su refugio ha sido hallado un ordenador y documentos que en estos momentos siguen analizándose por parte de los Cuerpos de Seguridad de España y Francia ya que la operación es el resultado de la colaboración entre la Gendarmería francesa y la Guardia Civil española así como los Servicios de Información de ambos Países, si bien las principales fuentes son de la Guardia Civil.

Se sabía por dichas fuentes que la pareja se encontraba en esa localidad y que salían a realizar acampadas de vez en cuando aunque según otros dicen que llevaban varios días en el monte ante el rumor que les había llegado de que la Policía francesa les buscaba por la zona, razón por la que cuando fueron detenidos era insoportable permanecer en la misma habitación que ellos ya que desprendían un fuerte hedor. Txeroki era consciente del rumor de que la Guardia Civil le tenía cercado y de que su detención era cuestión de tiempo, sobre todo en el momento en que la SDAT francesa actuara, proporcionando infraestructura al despliegue de la Benemérita o llevando a cabo ellos mismos la operación contando con la colaboración de asesores de la Guardia Civil y sus fuentes de información que situaban al dirigente etarra en los Pirineos franceses.

Meses atrás ya se detuvo a otros dos activistas también por la cooperación entre la SDAT francesa y el Cuerpo Nacional de Policía español. Entonces, los terroristas fueron sorprendidos en un camping y es que los etarras son muy aficionados a la acampada y a guarecerse en este tipo de instalaciones porque creen que les permite una mayor movilidad o sencillamente les resulta más económico, sin embargo suelen tener un piso cerca donde guardan útiles y documentos de interés para ellos que en una tienda de campaña no estarían seguros. Probablemente, los campings sean un refugio por si son interceptados o alquilan el piso para tener a buen recaudo armas y elaborar artefactos explosivos pero no para pernoctar ya que podrían caer fácilmente en una redada, sin embargo en un camping, donde el silencio es absoluto a partir de las doce de la medianoche, les resulta más fácil permanecer vigilantes.

Sea cual sea la razón, no es raro encontrar a etarras en campings. Incluso en las correrías de simpatizantes o colaboradores de ETA visitando a los presos en las cárceles españolas los fines de semana, no es extraño que hagan lo mismo, alojarse en un camping cercano al centro penitenciario.

La SDAT francesa es la Subdirección de lucha antiterrorista de la Policía Judicial. A diferencia de España, en el País vecino el terrorismo es competencia del Cuerpo de Policía Judicial. Evidentemente, también allí los Servicios de Información investigan a ETA y demás grupos terroristas (sobre todo la recién creada DCRI, la Inteligencia Interior) pero las detenciones y casi todo el peso de las investigaciones es tarea de la SDAT. En España, en cambio, la lucha antiterrorista es prácticamente tarea exclusiva de los Servicios de Información.

La ayuda de la SDAT ha sido clave para conocer el potencial real de ETA, cuyo presupuesto anual pudiera superar los 2,5 millones de euros, lo que se conoce gracias a la incautación de abundante documentación por parte de la Policía Judicial francesa entre 2003 y 2004 y posteriores intervenciones. También averiguó que el número de miembros de la organización vasca podría superar, desde hace años, los 500 efectivos humanos (activistas de comandos o encargados de logística en sus diferentes niveles de apoyo a la banda) repartidos por España y Francia pero también por otros Países, refugiados o consiguiendo financiación, traficando con armas o drogas y adquiriendo explosivos además de confirmar que las treguas son utilizadas por ETA para reorganizarse lo que constataron al comprobar su actividad en suelo francés mientras en España supuestamente se encontraban durante un periodo de tregua. Desde luego, las Fuerzas de Seguridad españolas conocen muy a fondo todo el entramado de ETA pero la colaboración de la SDAT ha resultado de una gran importancia, materializada de nuevo en la detención de Txeroki y su compañera.

Por su parte, la DCRI o Dirección Central de Información Interna, está llevando a cabo una ingente labor contraterrorista en el País galo. Se trata del fruto de la fusión de la DST francesa y del Servicio de Información General, con un presupuesto que asciende a 366 millones de euros (el CNI no sobrepasa los 270).

Txeroki es el individuo que ordenó los atentados de la T4 y el asesinato de los dos guardias civiles en Capbreton y se dice que ideó, para pasar más desapercibidos, sobre todo al cruzar la frontera entre Francia y España, que los miembros de los comandos se acostumbraran a circular en bicicleta. Al ser trayectos cortos y parecer turistas o sencillamente aficionados al ciclismo, no despertarían el interés de los efectivos policiales fronterizos destacados en las antiguas aduanas para establecer controles cuando sea menester, sobre todo antiterroristas. Las Fuerzas de Seguridad deben extremar por lo tanto sus precauciones ante estos “cicloturistas” porque en sus mochilas llevan armas, las cuales no dudarían en utilizar si se les descubriera.

Una vez en suelo francés o español, utilizan para sus desplazamientos urbanos el autobús, ya que es muy práctico puesto que pueden subir y bajar rápidamente, gracias a las numerosas paradas de bus, con lo que despistar a los dispositivos policiales que pudieran haberse montado para seguirles. Sin embargo, no suelen utilizar el transporte interurbano ya que solo hacen una o dos paradas durante el trayecto y puede ser detenido por un control policial en un momento dado.

Aspiazu Rubina procede de la kale borroka lo que demuestra cuán importante es el movimiento callejero para la organización: mantiene la lucha mientras ETA se reorganiza, causa estragos y violencia callejera lo que desconcierta y atemoriza a la ciudadanía y crea en la misma desconfianza hacia sus Cuerpos de Seguridad así como es cantera de futuros activista etarras. La lucha antiterrorista debe tener claro cuáles son las claves para acabar con ETA y sin duda la kale borroka está entre ellas. El detenido era un objetivo fácil por lo que se previó su sustitución en caso de ser detenido lo que indica que ETA toma muchas precauciones lo cual es lógico pero además, salvo la detención de un peligroso terrorista, que no es poco, la acción policial contra Txeroki no afecta demasiado a la organización, entre otros aspectos porque Txeroki no es una sola una persona sino tres.

Txeroki es uno de los máximos dirigentes de ETA pero ya he indicado como se preveía que su detención era inminente por lo que ETA creó una especie de triunvirato con Aitzol Iriondo, Mikel Garikoitz Azpiazu Rubina (detenidos ambos en Francia) y Asiera Eceiza, conformando un equipo denominado “Txeroki”, al estilo del histórico “Artapalo” que aunaba a Miguel Ángel Apalategui "Apala", Eugenio Etxebeste y Francisco Múgica Garmendia “Pakito” aunque algunos analistas afirman que no existía tal triunvirato puesto que "Thierry", detenido recientemente, era quién mandaba.

La idea de que sean tres los dirigentes de ETA pudiera deberse a que cada uno se encarga de una tarea concreta pero sobre todo para evitar el desconcierto que causa la detención del jefe de la banda por lo que desde los primeros años 80 es una constante que haya siempre tres máximos dirigentes, al menos.

Si sabían todos que Garikoitz Aspiazu Rubina iba a ser detenido ya que no podía dar un paso sin que le siguieran o le descubrieran puesto que su fotografía había sido difundida en todas partes, ¿por qué no le buscaron refugio en algún País donde ya hay otros etarras escondidos como en Iberoamérica? ¿Acaso era tan arriesgado que no querían dar un solo paso en falso? ¿O hay una lucha de poder interna en ETA en la que Aspiazu Rubina sobraba y por lo tanto no se ha hecho nada para protegerle?

Garrikoitz Aspiazu Rubina comenzó su actividad hace diez años, cuando solo tenía 25, en Bilbao, formando parte del Comando Vizcaya. Hace cinco años, a raíz de la detención de Mikel Antxa y Soledad Iparaguirre “Anboto”, el anterior triunvirato, escaló peldaños en la organización.

Rubina es algo así como el Mustapha Setmarian de ETA. Se encarga de la formación en el manejo de explosivos para los futuros activistas de ETA, impartiéndoles cursillos al respecto (como hacía Setmarian en al-Qaeda en sus campos de entrenamiento) y planificó un futuro en el que la organización se volvería aún más agresiva y violenta.

En noviembre de 2001 mató al magistrado José María Lidón Corbi, al año siguiente hizo estallar un coche bomba en Bilbao y atentó contra dos jóvenes políticos socialistas: Esther Cabezudo y Eduardo Madina quién perdió una pierna debido a una bomba lapa colocada en su vehículo particular.

En 2003 y 2004 ordenó varios atentados en el norte de España lo que le valió, por su eficacia, que le propusieran formar parte de la dirección de ETA junto a Mikel Antxa y Soledad Iparaguirre “Anboto”, el anterior triunvirato, pero éstos fueron detenidos en 2004 por lo que Rubina colocó como nuevos dirigentes a Iriondo y Eceiza, formando un equipo conocido entre ellos como Txeroki o Txerokis, si bien seguidos de cerca por "Thierry", el verdadero ideólogo. Tal vez sigan en contacto en la cárcel ya que no se les niegan las visitas con lo que están muy bien informados de cuanto acontece en el exterior o puede esto suponer el final de Rubina, pero lo que sí es seguro es que la kale borroka ya no puede ser denominado terrorismo de baja intensidad puesto que se ha hecho con el poder en ETA, la única organización terrorista europea que continúa atentando, con un presupuesto de más de dos millones de euros, en torno a 500 activistas y una cantera procedente de la kale borroka muy agresiva.

Es verdad que la dirección ha sido desmantelada de nuevo pero ¿cuántas veces ha ocurrido antes? En 2008 se detuvo también a Francisco Javier López Peña "Thierry", quién se suponía ejercía el liderazgo ante lo que Txeroki tuvo camino libre para afianzarse en la dirección de ETA, pero siempre es lo mismo: desmantelan la cúpula y se vuelve a formar y así durante treinta años. ¿Cuándo acabará toda esta vorágine?

En el piso en el que tenían su refugio Txeroki y compañía se halló un ordenador y documentos que fueron conducidos a dependencias de la Guardia Civil y de las Fuerzas de Seguridad francesas para ser convenientemente analizados ya que la operación fue el resultado de la colaboración entre la Gendarmería francesa y la Guardia Civil española.

La colaboración entre los dos Países es clave para acabar con ETA y no dar lugar nunca más a episodios tan lamentables y vergonzosos como los GAL. No es de recibo que un Estado democrático y avanzado recurra a mercenarios para acabar con una organización terrorista, contando con dos Fuerzas de Seguridad para ello. Si en vez de emplear las ingentes cantidades de dinero que se gastó en la financiación de los GAL se hubiera invertido en mejorar los medios del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, tal vez la historia antiterrorista de aquellos años 80, hubiera sido otra.

El primer año en que los GAL son conocidos por toda la opinión pública (se piensa que existían desde hacía ya algunos años antes), es 1983, cuando secuestran a José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, asesinados poco después.

"ETA VIII Asamblea" aún no ha desaparecido y unos días antes ha secuestrado al capitán de farmacia Alberto Martín Barrios. En Bayona, un equipo policial tiene un accidente en el que está implicado también el etarra Larretxea; se cree que intentaban secuestrarlo. Evidentemente, pretendían detenerle ya que desde luego no coincidieron por casualidad. En cualquier caso, fracasaron.

La dirección de ETA, muy molesta por la intentona policial, teniendo en cuenta que mantienen secuestrado a Martín Barrios, piensa que no se les toma en serio. El debate interno en la organización es intenso. Hacía falta demostrar que iban en serio y el resultado es el asesinato de Barrios.

Los miembros del GAL enloquecen de furia y llevan a cabo una ofensiva. Pero el secuestro de Lasa y Zabala realmente es una acción del conocido como GAL verde ya que ambas personas fueron detenidas por la Guardia Civil y conducidas a la Comandancia del Cuerpo en Guipúzcoa donde se les interrogó y supuestamente donde se les dio la orden a los guardias civiles Enrique Dorado Villalobos y Felipe Bayo Leal, que habían participado en el interrogatorio, de matarles y enterrar sus cuerpos en cal viva. En el mes de enero de 1984, un individuo comunica, de modo anónimo, a la cadena SER en Alicante que hablaba en nombre del GAL y que habían asesinado a Lasa y Zabala e incluso decía donde, pero los cuerpos no se hallarían hasta un año después aunque no serían identificados hasta 1995 en que un miembro de la Policía Judicial de Alicante (Policía Nacional), reabre el caso y se estudian de nuevo los restos hallados en Busot (Alicante).

Las siglas GAL ya eran conocidas pues en 1983 secuestraron a Segundo Marey y en un letrero que le colgaron ponían dichas siglas. También fue su primer fiasco porque confundieron a Marey con el etarra Mikel Lujúa, que era a quién tenían que secuestrar realmente. Según manifestó Julián Sancristobal, por entonces Gobernador Civil de Vizcaya y que llegaría a ser Director de la Seguridad del Estado, el nombre GAL se lo puso él. Sancristobal era bien conocido en Bilbao donde se le recordaba por su mano dura contra los abertzales (obligando a que en los ayuntamientos de la Provincia ondeara la bandera española y mandando a la Policía que cargara contra manifestantes que protestaban contra el ingreso en la OTAN entre otras acciones).

Sancristobal, por lo tanto, es clave en la trama de los GAL pero denuncia al magistrado que lleva el caso Brouard, en el año 2000, de ordenar su detención sin pruebas, hecho reconocido posteriormente, por lo que Sancristobal entró y salió de la cárcel en repetidas ocasiones.
Santiago Brouard era un pediatra bilbaíno y dirigente de Herri Batasuna, de 64 años de edad, secuestrado y asesinado por los GAL, acción supuestamente ordenada por el Director de la Seguridad del Estado. El abogado que defiende a Rafael Vera, Secretario para la Seguridad del Estado, Emilio Rodríguez Menéndez, idea echarle la culpa de todo a Sancristobal y lavar así la imagen de Vera y Barrionuevo, ministro del Interior entre 1982 y 1988, según confesó la esposa del abogado.

Un personaje oscuro el tal Menéndez que siendo presidente del diario “Ya” utilizó a un modelo argentino, haciéndolo pasar por Antonio Anglés, el asesino de Alcasser, fraude descubierto por la revista “Interviú” y reconocido por el propio Menéndez, quién se le podía ver en estado de embriaguez frecuentemente, incluso en sus apariciones públicas y que recientemente ha protagonizado una fuga al ser acusado de varios delitos fiscales y finalmente detenido. Éste hombre era el abogado de Vera y Barrionuevo, ¡increíble!
Con respecto al general Enrique Rodríguez Galindo, presunto jefe del GAL verde, fue encarcelado en 1996, perdió su condición militar y en 2004 sería puesto en libertad por motivos de salud. Galindo ha sido uno de los oficiales más condecorados de la lucha antiterrorista española pero se le llegó a acusar de lucrarse con el tráfico de drogas, rumor que cobraría fuerza por la aparición de un informe del Servicio de Información de la Guardia Civil, publicado por el diario “El Mundo”, en el que se afirmaba que el general financiaba el GAL con el narcotráfico quedándose él con parte de los beneficios (sin embargo, muchos aseguran que todo fue una encerrona y que Galindo es inocente, olvidándose que detuvo a numerosos comandos de ETA y que llegó a ser el azote de la organización en la Provincia de Guipúzcoa, centro neurálgico de la banda vasca).

Al final, los GAL no consiguieron el objetivo con el que se fundó el grupo terrorista, acabar con ETA, sino que se embarcaron en una ola de gasto desenfrenado de fondos reservados y asesinatos indiscriminados, no siempre de etarras. La impresión era que el asunto se les había ido de las manos al Ministerio del Interior.

Los principales encausados por el caso GAL fueron los policías nacionales José Amedo y Míchel Domínguez, a los que el juez Garzón acusó de participar en el asesinato de Juan Carlos García Goena en la localidad de Hendaya en 1987 y de organizar los GAL. Ambos policías, al verse sin apoyos, decidieron hablar y “tirar de la manta”, si bien el subcomisario Amedo sigue diciendo que aún no se conoce toda la verdad y que incluso los periodistas que destaparon la trama llegaron hasta donde él les permitió. La confesión de las amantes de Amedo y Domínguez fue clave para su detención; al parecer, la razón por la que se fichó a Domínguez fue que hablaba francés perfectamente, lo cual era de suma importancia si teóricamente el GAL iba a actuar en el sur de Francia.

La trama de los GAL incluía a los responsables de la lucha antiterrorista en el País Vasco y Navarra, Francisco Álvarez y Miguel Planchuelo. El juez Garzón, en su auto, marcaría una “x” como la persona que lo dirigía todo en la sombra y que a fecha de hoy sigue sin saberse quién pudo ser aunque algunos periodistas insinuaban que pudiera tratarse de Felipe González, por entonces presidente del Gobierno. Evidentemente, esta acusación no siguió adelante porque nunca tuvo fundamento. Otro sospechoso fue el ex-director general de la Guardia Civil, Luís Roldán, que cuando secuestró el GAL a Segundo Marey era Delegado del Gobierno en Navarra y se le llegó a acusar de permitir que el coche en el que iba el secuestrado no tuviera problemas en su tránsito por la Comunidad Foral.

¿Debemos llamar guerra sucia a la creación y actividad de los GAL, a mediados de los 80? Se sabe que utilizaron a mercenarios para algunos de sus atentados como Mohand Talbi, Mendaille, Paulo Fortes, Jean Pierre Echalier y otros, en cambio hay también quienes aseguran que estos individuos son solo unos oportunistas y que no tienen ni idea de lo que ocurrió en torno a los GAL.

El caso es que en vez de caer la cúpula de ETA cayó la del Ministerio del Interior, salpicando incluso a los Servicios Secretos y a su jefe de entonces, el Teniente General Emilio Alonso Manglano por el asesinato de cuatro etarras en un hotel de Bayona. Se acusaba al CESID de redactar el acta fundacional de los GAL, pero no pudo demostrarse.

Más que una guerra sucia debemos hablar de una chapuza sucia en la que las Fuerzas de Seguridad quedaron en evidencia lo cual es injusto ya que los que realmente organizaron todo fueron altos mandos y cargos políticos relevantes corruptos que utilizaron la excusa antiterrorista para enriquecerse o vivir en una fiesta constante como hacía Amedo en el casino de San Sebastián, desde donde controlaba la organización de los GAL.

Muchos guardias civiles, policías nacionales y militares han caído en la lucha antiterrorista en cumplimiento de su deber y deben ser homenajeados como respaldados han de ser igualmente todos los miembros actuales de los Cuerpos de Seguridad españoles por su ingente labor, a pesar de la precariedad de medios. Nadie puede osar poner en tela de juicio la honestidad, profesionalidad y sacrifico de las Fuerzas de Seguridad que no merecen el juicio paralelo que se les hizo a finales de los 80 y primeros años 90, cuando se juzgaron los hechos protagonizados por los GAL y la fuga de Luís Roldán y el consiguiente desconcierto y frustración que originó en la opinión pública.

Los GAL son un episodio lamentable de nuestra reciente Historia que todos esperamos no se repita pues contamos con dos excelentes Fuerzas de Seguridad estatales como para tener que recurrir a mercenarios para acabar con el terrorismo. Lo único que se ha de hacer es dotarlas de más medios humanos y técnicos y de unos recursos dignos, incluidos unos salarios acordes con su arriesgada actividad. Eso y promover una educación en Euskadi basada en la solidaridad y el respeto mutuos son las claves para acabar de una vez por todas con el fenómeno terrorista.

ETA en los 90: La potenciación de la kale borroka

El fenómeno de la lucha callejera o como algunos de sus protagonistas lo llaman “guerrilla urbana” es un recurso cada año más utilizado por organizaciones terroristas puesto que causa numerosos daños materiales y atemoriza a la población creando desconcierto y desconfianza en las Fuerzas de Seguridad. Además, es un modo muy rentable de llevar a cabo objetivos terroristas puesto que el coste es mínimo mientras que los efectos destructivos son cuantiosos aparte de proporcionar adeptos y futuros activistas que mientras son jóvenes ven en la lucha callejera una especie de aventura. Con el tiempo o pasarán a un estadio superior formando parte de la organización para tareas más importantes o abandonarán la “lucha” al considerarla más algo propio de la rebeldía típica de la juventud, razón por la que los grupos terroristas no suelen integrar de pleno a los jóvenes que trabajan para ellos hasta no estar captados por completo.

En España, la lucha callejera más conocida es la kale borroka, la cual desde sus primeras actuaciones no ha cesado nunca, ni siquiera en momentos de tregua por parte de ETA.
Es considerado un terrorismo de baja intensidad porque persigue los objetivos terroristas de alterar el orden público y desestabilizar a la sociedad pero no suelen matar a nadie.
Su actividad ha sido continua desde los primeros años de la década de los 90, cuando se constituyeron los comandos “Y” creados, desde mi punto de vista, para continuar con la lucha armada mientras la organización se reestructura durante las treguas o se rehace de los golpes asestados por las Fuerzas de Seguridad. Digamos que es un modo de recordar a la sociedad que siguen ahí mientras se reorganizan de nuevo.

El primer gran objetivo de la kale borroka fue la construcción de la autovía de Leizarán que une Navarra y el País Vasco cuando los empresarios decidieron interrumpir las obras ante las constantes amenazas de ETA. La organización se dio cuenta de la eficacia de la lucha callejera pues los empresarios se encontraban a su merced puesto que aquellos, ante la falta de seguridad, no veían lógico continuar con las obras.

Hizo falta un importante dispositivo de seguridad para terminar la autovía lo que ya suponía un despliegue considerable de medios humanos y técnicos solo por esa cuestión con lo que uno de los objetivos de la organización se había cumplido: causar daño económico al Estado que ayude a su desestabilización o entrada en crisis y presionarle para que ceda a sus pretensiones creando con ello desconfianza en el Gobierno por parte de los ciudadanos que ven como los terroristas se salen con la suya ya que en el caso de Leizarán el trazado se cambió como exigía ETA y además el gasto que ocasionó contrarrestar la acción terrorista se elevó a mil millones de pesetas de la época.

Debido al éxito de la kale borroka, cabe la posibilidad de que ETA extienda sus tentáculos a otras ciudades utilizando sus tribus urbanas o capte a estudiantes, por lo general vascos pero pudieran ser de otras comunidades si bien todos y todas con una misma ideología anarquista. Recibirían el dinero suficiente para mantenerse en una ciudad distinta de la suya y terminar sus estudios a cambio de promover de vez en cuando manifestaciones violentas. Algo que muchos jóvenes universitarios están dispuestos a hacer porque consideran con ello que luchan contra un sistema injusto e imperialista (la proclama típica de los anarquistas y los okupas, lo que no quiere decir que todos los que tienen esta ideología colaboren con terroristas ni mucho menos, de hecho la mayoría se limita a la asistencia a esas manifestaciones sin saber quiénes las organizan, pero ETA ha puesto sus ojos en ellos ya que son idóneos en el caso de que estén radicalizados).

La kale borroka es hoy por hoy la principal cantera de ETA por lo que tendrá cuerda para rato mientras exista la lucha callejera.

Se cree que el primer coordinador y principal ideólogo de los comandos “Y” fue Álvarez Santacristina, natural de San Sebastián y de 55 años de edad en la actualidad.

Estudió en la Universidad de la Sorbona por lo que cuenta con un buen nivel académico (en contra de lo que todavía algunos creen, muchos terroristas no son personas ignorantes o sin estudios; ETA se nutre de numerosos universitarios tanto para la kale borroka como para la organización una vez terminan sus estudios, como hacen otros grupos terroristas que incluso pagan esa formación ya que supondrá una mayor cualificación de sus miembros).

Santacristina consiguió matrícula de honor en la Sorbona a donde marchó a estudiar gracias a una beca concedida por el Gobierno vasco; naturalmente, queremos pensar que nadie en la administración vasca sabía de las actividades ocultas de Santacristina, como según parece; tampoco se lo olieron si quiera en Francia.

Santacristina es un gran estratega y uno de los principales ideólogos de ETA en los años 70 y 80, apodado “Txelis”. La idea de los comandos X, Y y Z fue precisamente suya y se basaba en utilizar a jóvenes para acciones de menor envergadura ya que si eran detenidos no podrían ser encarcelados en prisiones sino que irían a reformatorios, al ser menores de edad o como era considerado vandalismo, en el caso de que tuvieran ya edad penal, se trataría de un delito de faltas que en España, si se carece de antecedentes, no se cumple.

Txelis por lo tanto es el gran reestructurador de ETA separando los comandos del siguiente modo:
• Comandos X: agitación de carácter político
• Comandos Y: destrucción de mobiliario urbano perteneciente a entidades públicas o empresas privadas contrarias a la organización o que no paguen el impuesto revolucionario.
• Comandos Z: los comandos propios de ETA

Pero Santacristina es alguien muy independiente y entraría pronto en conflicto con la dirección de ETA debido a sus cambios de mentalidad e ideología que le llevan, a primeros de los 90, a recapacitar sobre sí mismo y a conceder una entrevista al diario EGIN en la que afirmaba que la lucha armada debía ser el último recurso del que echara mano un pueblo para reivindicar sus derechos e incluso recrimina a la organización su escalada violenta, lo que molesta bastante a los dirigentes de la banda vasca.

Santacristina es más partidario de la lucha social pero los otros dirigentes como «Pakito» y «Santi Potros» son más amigos de los coches bomba por lo que se origina un debate interno ya que a un sector de ETA preocupa que el pueblo vasco ya no les apoye como lo hacían antes, debido a sus indiscriminados atentados con tantas víctimas mortales incluyendo niños.

Santacristina ha llegado a ser un peso pesado en ETA pero debido a sus ideas, una vez es encarcelado en Francia, donde coincide con Urrusolo Sistiaga y desde donde ambos condenan el atentado de Miguel Ángel Blanco, comienza ahí el distanciamiento de los dos históricos de la organización con respecto a sus nuevos dirigentes, por lo que dilucidamos los dos planteamientos sobre la independencia vasca de ETA a lo largo de su Historia:

• Un primer grupo de activistas, todos ellos históricos, que desean que ETA se convierta en un movimiento abertzale plenamente político, abandonando la lucha armada que consideran ya fuera de lugar en los tiempos actuales, pudiendo conseguir una mayor autonomía vasca por otras vías e incluso el tan ansiado referéndum de independencia.
• Un segundo grupo que aboga por la lucha armada y la violencia y que ha potenciado la kale borroka como medio eficaz de continuar su actividad mientras se reorganizan después de alguna crisis.

Además, no debemos olvidar que las organizaciones terroristas y mafiosas se conocen casi todas (algo con lo que no están de acuerdo todos los analistas pero no nos engañemos, todos los grupos ya sean terroristas, ya mafiosos, confluyen en negocios muy rentables como son el tráfico de armas o el de drogas por lo que acaban conociéndose y recurriendo unos a otros, en ocasiones, en defensa de ciertos intereses económicos gracias a los cuales se financian, lo que les permite a unos continuar con su lucha armada y a los otros con sus actividades mafiosas y prueba de lo que digo es en lo que ha derivado el IRA, en una mafia irlandesa).

La kale borroka es también el modo de dar a entender que siguen siendo fuertes en “su” territorio, no mostrándose débiles por lo que juega un papel crucial en la publicidad de ETA en el Mundo ya que dan la impresión de que la organización tiene medios para no cesar nunca en su actividad cuando realmente pasa por crisis de subsistencias o falta de activistas para comandos, activistas que cuando no son mercenarios hay que adiestrar convenientemente aparte de que deben conseguir armas y explosivos lo que lleva su tiempo. En esos espacios temporales en los que ETA se rearma y reestructura, la kale borroka incrementa su actividad.

• En 1988, ETA propuso al Gobierno hasta tres treguas que los socialistas de entonces no aceptaron. Pareciera que la organización estuviera muy tocada, pero el Gobierno no cae en la trampa; comienza la actividad de la kale borroka.
• En la primera mitad de 1989, ETA inicia con el Gobierno español las conocidas como conversaciones de Argel, concediendo una tregua. La kale borroka aumenta sus acciones de 150 en 1988 a 300 en 1989.
• 1992: cae la cúpula de ETA en Bidart; la organización ofrece una tregua de dos meses. La kale borroka aumenta su número de acciones, llegando a 500.
• Entre 1996 y 1999, se suceden distintos ofrecimientos de treguas de mayor o menor duración, coincidiendo con las 3.000 actuaciones de la kale borroka en esa época. Entre el 92 y el 95, sencillamente se habían mantenido en un número más o menos invariable de acciones.
• 2004-06: de nuevo diferentes treguas y la kale borroka una vez más aumenta sus acciones con respecto al período anterior (1999-2003). En 2004 ha pasado de 150 atentados callejeros el año anterior a 235 y a partir de aquí se incrementa su actividad hasta superar los mil atentados contra mobiliario urbano entre 2005 y 2007.

Con los anteriores datos creo demostrar cuál es la función real de la kale borroka, seguir dando la impresión de que ETA es fuerte mientras la organización “descansa” para en el momento en que vuelven a la lucha armada dejar la callejera, no en suspenso, pero sí relegada hasta que se les vuelve a pedir a los comandos “Y” que incrementen sus atentados.

Según las autoridades de la lucha antiterrorista, la razón de que la violencia callejera en el País Vasco se redujera de 1999 a 2000 y así durante tres años más, salvo 2001, es otra: la presión policial, el endurecimiento de las penas y la condena a los padres al responder de los actos de sus hijos. Pero este argumento ya no se sostiene pues la lucha callejera se ha ido incrementando paulatinamente durante esta década.

¿Acaso la presión policial ya no es tanta o las penas no son tan duras o a los padres les da igual –o a sus hijos- lo que les ocurra, si van a la cárcel o no?

Evidentemente, las Fuerzas de Seguridad no descansan con lo que la presión policial no ha disminuido. Insisto en que la razón es la utilización que ETA hace de la kale borroka y como la potencia en momentos en que la organización madre se está reorganizando.

Hay una excepción que confirma la regla y es el año 2001 en que la kale borroka llegó a protagonizar más de 400 altercados, un año en el que no había tregua, sin embargo creo que la explicación sería la intensificación de la acción contra la organización que llegó a estar muy presionada ese año, sufriendo 164 detenciones, siendo además el año que más comandos de ETA se han desarticulado, quince, por lo que la organización estaba dando una imagen al Mundo de estar acabada. Además, se desmantelaron dos redes de financiación, lo que les hizo mucho daño, por lo que se vieron obligados a incrementar los atentados callejeros gracias a la eficaz kale borroka que siempre ha estado ahí cuando las cosas se ponían feas para ETA.

La última tregua de ETA le ha costado al Gobierno vasco cuatro millones de euros al sufrir su comunidad 523 ataques. Sin duda, la organización de origen vasco tiene una gran cantera que seguirá explotando los próximos años, corriéndose el riesgo de que el terrorismo callejero se incremente y no necesariamente durante las treguas, como hasta ahora, sino como una forma más de alcanzar el objetivo principal de los terroristas: la desestabilización del Estado que les permita campar a sus anchas sin presiones policiales, pues los Cuerpos de Seguridad estarán doblemente ocupados, intentando frenar la escalada de violencia callejera. Un problema, por lo tanto, de difícil solución.

El entorno abertzale y el espíritu de Lizarra-Garazi

Las formaciones abertzales más radicales siguen desafiando al Estado español negándose a desaparecer de la escena política vasca, continuando con su intención de presentarse a los comicios del próximo marzo del que saldrá la nueva Eusko Legebiltzarra o Parlamento Vasco.

Animan a sus votantes y a todos los vascos a que opten por un cambio social y un Estado vasco que adquiera su independencia definitivamente.

Acusan al Partido Socialista Obrero Español de ser unos cínicos y unos fascistas y al actual Gobierno vasco de ser sus compinches. Tasio Erkizia, un histórico de ETA, cuyo domicilio fue registrado en la última operación policial contra el entramado político de la organización, leyó un comunicado, el día 24 de enero pasado, junto a Miren Legorburu, concejala de Acción Nacionalista Vasca en el Ayuntamiento de Hondarribia, partido ilegalizado, diciendo que los socialistas están actuando como el Estado franquista al que tanto criticaron y contra el que lucharon ya que ejercen sobre el pueblo vasco una represión que vulnera sistemáticamente los derechos civiles y políticos. Además, creen que el juez Batasar Garzón pretende acabar con el espíritu de Lizarra-Garazi.

Evidentemente, estos simpatizantes de la organización ETA, cuyas formaciones políticas han sido ilegalizadas una detrás de otra pero que vuelven con las mismas a las andadas una y otra vez, alegan que se les coarta en su derecho de manifestarse libremente, sin embargo el Pueblo vasco les conoce ya muy bien y saben de lo que van.

Con respecto al espíritu de Lizarra-Garazi del que hablan, se refieren a un acuerdo firmado en 1998 entre el Gobierno vasco y la izquierda abertzale para iniciar un proceso que lleve a la autonomía plena del País Vasco. Digamos que el Partido Nacionalista Vasco quiso unir a todas las formaciones vascas para juntas luchar por la independencia. Algo así como buscar un enemigo común para evitar desunión interna. Ese enemigo es el Estado español. Pero, ante el aparente fracaso de ese acuerdo, ya que ni los abertzales se sienten a gusto con los nacionalistas ni viceversa, el entorno de ETA pide ahora una revisión profunda de ese acuerdo, un segundo "Lizarra-Garazi".

Para ello y en primer lugar, se presentan de nuevo a las elecciones vascas en lo que ya es una tomadura de pelo descarada puesto que son siempre desmantelados pero acaban reconstituyéndose y volviendo a hacer campaña electoral, consiguiendo alcaldías y concejalías y con ello dinero público que imaginamos donde va a parar.
En esta ocasión, el nuevo partido abertzale radical del entorno de ETA es D3M.

Según Unai Ziarreta, presidente de Eusko Alkartasuna, los socialistas tienen prisa por invalidar las listas electorales de formaciones como D3M porque son conscientes de que este año pueden conseguir alzarse con el poder, eso sí, con la alianza del Partido Popular, que por tal de que el PNV no vuelva a gobernar, están dispuestos a crear un bloque nacional común y por lo tanto contrarias a la convocatoria de referéndum por la independencia, a diferencia del PNV que sigue apostando por ello. Ahora bien, todos sabemos que los socialistas no se coaligarán jamás con los populares por lo que cabe la posibilidad de una nueva coalición pero no en tripartito sino con Eusko Alkartasuna.

Pero lo cierto es que Ziarreta quiere beneficiarse también de la posible ilegalización de la formación D3M ya que ha dicho que en el Parlamento vasco Eusko Alkartasuna debe tener presencia como únicos representantes de la izquierda abertzale legal, en lo que no se sabe si es un guiño hacia sectores más radicales para que les voten si finalmente D3M es ilegalizada o para convencer a los simpatizantes indecisos de que la única opción abertzale posible y viable es Eusko Alkartasuna.

Juzguen los lectores las declaraciones de Ziarreta, tras la detención de destacados dirigentes abertzales del entorno de ETA, recientemente: “la izquierda abertzale debería estar presente en las elecciones porque no se puede construir nada desde la exclusión de un sector sociológico importante en este país. A la izquierda abertzale se les exige que haga política, pero, luego, a quienes hacen política, a aquellas personas que hacen política, se les trata como a terroristas(…) Me da la sensación de que en Madrid, cada vez que en la izquierda abertzale se dan movimientos hacia una apuesta clara por las vías políticas, cuando se da esa reflexión sobre la conveniencia de desterrar, de una vez por todas, la justificación de la violencia, se producen este tipo de actuaciones que cortan este debate y que 'titanizan' las posiciones de los que puede haber más duros en ese mundo y que siguen apostando por la violencia”.

Según Ziarreta, el 30 % de los vascos son independentistas y por lo tanto si se prohíbe a D3M acudir a las elecciones ellos serán la única formación soberanista que quedará para luchar por los derechos del Pueblo vasco y quienes desean su independencia ya que el PNV ha dejado de ser una opción clara.

Como podemos ver, también a Eusko Alkartasuna le interesa que D3M no pueda ir a las elecciones ya que eso le daría votos, pudiendo hacerse con los nueve escaños de los independentistas que sumados a los siete suyos, les darían un total de 16, convirtiéndose en la tercera fuerza política del País Vasco después de los nacionalistas y los socialistas y con posibilidades reales de gobernar si se aliaran con el PNV que cuenta actualmente con 22 diputados o con los socialistas, que tienen 18; además lo harían con mayoría absoluta, lo que añora el PNV, que seguro estaría dispuesto a tragar ciertas condiciones por tal de no verse de nuevo con una minoría tan limitada, si bien las encuestas les dan como ganadores, incluso con más escaños aunque sin llegar a la tan ansiada mayoría absoluta.

Por supuesto, los socialistas, por tal de gobernar, estarían dispuestos también a coaligarse con Eusko Alkartasuna, aunque le voten abertzales radicales. Recordemos que actualmente el Partido Nacionalista Vasco y Eusko Alkartasuna ya están coaligados, gobernando juntos, por lo que detrás de criticar al juez Garzón y conseguir con ello más simpatizantes entre los abertzales pudiera estar también el PNV puesto que reforzaría esa coalición, consiguiendo ambas formaciones juntas una mayoría aplastante de arrastrar el voto independentista hacia Eusko Alkartasuna, pero en principio creo que la estrategia es solo de Ziarreta, no de Ibarretxe.

Por lo tanto, se entienden las declaraciones de Ziarreta criticando la actuación policial del 23 de enero de 2009 en que se detuvo a varios dirigentes de la formación D3M. Crea simpatía entre el electorado abertzale pero en el fondo Ziarreta está deseando que D3M sea ilegalizada para así aunar todos los votos abertzales y conseguir un espectacular aumento del número de diputados ya que en el peor de los casos, si quedan como único partido de izquierda abertzale conseguirían, al menos, 14 escaños, a no ser que los votantes de esa izquierda radical recibieran instrucciones de abstenerse, lo que tampoco interesa a Ziarreta ya que su partido, entonces, podría tener aún menos representación de la que tiene ahora (las encuestas pronostican una pérdida de entre tres y cuatro escaños). Un momento delicado, por lo tanto, para Eusko Alkartasuna.

Los detenidos a los que refiere Ziarreta son las nueve personas que el juez Baltasar Garzón ordenó que se apresaran, en el mes de enero de 2009, sospechosas de colaborar activamente con el entorno de ETA.

Entre los detenidos se encontraban Amparo Lasheras, periodista y portavoz de “Democracia 3 millones” (Demokrazia Hiru Milioi), bajo cuya denominación pretendían presentarse a las próximas elecciones vascas, dando a entender que tres millones de vascos les apoyan.

Los registros se extendieron a todo el País Vasco y Navarra, incluido el domicilio de Tasio Erkizia, un histórico de la organización ETA, si bien no se le ha detenido.

¿Está buscando la actual y joven directiva de ETA el consejo de los más veteranos de la organización ante la merma en su apoyo popular de los últimos años?

Los otros detenidos son:

1. Arantza Urkaregi, delegada del sindicato STEE-EILAS en la Universidad del País Vasco, portavoz en numerosas ocasiones de ANV y una de las fundadoras de Batasuna.
2. José Ramón Etxebarria, que fue profesor de la Universidad del País Vasco pero despedido junto con otros activistas de la izquierda abertzale afín a ETA.
3. Imanol Nieto, con un amplio historial de kale borroka desde hace más de diez años.
4. Hodei Egaña, también salido de la kale borroka (lo que confirma lo que esta revista virtual ya ha manifestado en más de una ocasión, que ETA está en manos de la kale borroka). Organizó el homenaje a Iñaki de Juana Chaos a la salida de la cárcel de éste.
5. Aitor Bezares es parlamentario de las Juntas Generales de Alava desde 2007, cuando encabezó la candidatura de ANV por Vitoria, una de las listas de esta formación que no fue anulada por los tribunales.
6. Iñaki Olalde, activista de la ilegalizada Batasuna.
7. Shanti Kiroga, concejal del Ayuntamiento de Huarte por ANV.
8. Mariné Pueyo, concejal de ANV en el Ayuntamiento de Pamplona

Las gestoras Pro Amnistía, del entorno de ETA, que lidera Juan María Olano, protestaron por las detenciones al considerar que es un ataque contra la izquierda abertzale para que no pueda presentarse a los comicios vascos ante el temor de que consigan un importante respaldo popular de modo democrático.

Este movimiento (cuyo logotipo es de Eduardo Chillida), ilegalizado precisamente por el juez Garzón en 2001, derivó en otras dos organizaciones posteriores para continuar su actividad: Senideak y Etxerat, para después constituir “Askatasuna”, que a pesar de permanecer inactiva durante más de diez años, ha manifestado su intención de presentarse a las elecciones vascas este año, algo que naturalmente la Audiencia Nacional no permitirá. El caso es que los terroristas de ETA siguen en el candelero político vasco y navarro; se prohíbe o anula una de sus formaciones y registran otra y así desde hace casi quince años, en una clara burla al Estado español.

Se presentan ante la opinión pública vasca pero sobre todo ante la internacional como perseguidos por la Justicia española cuando ellos solo quieren ejercer su derecho a representar a decenas de miles de vascos y navarros que creen en su proyecto independentista. Los demócratas, en cambio, saben que esto no es así, que son secuaces de ETA y por lo tanto terroristas.

Varias sedes de formaciones políticas y sindicales del entorno abrtzale radical fueron también registradas. La investigación comenzó hace más de un año cuando a raíz de que la Mesa Nacional de Batasuna fuera definitivamente disuelta por orden de Garzón, en 2007, se formaran grupúsculos de simpatizantes a partir de la Primavera de 2008 para reconstituir Batasuna. Sin embargo se trata de individuos formados en la kale borroka de finales de los 90 y primeros años de esta década, no supera ninguno los 40 años de edad y su intención (que se corresponde con su adiestramiento específico de combate callejero) es atacar frontalmente al Estado como en los momentos más activos de ETA. Pero no contaban con ser detenidos del modo en que están siéndolo, cayendo uno tras otro, lo que demuestra su inexperiencia, por lo que pudieran estar reclamando asesoramiento de los miembros históricos de la organización para que se integren de nuevo en su estructura política “Ekin”.