viernes, 18 de septiembre de 2009

Disparos y Negligencia Profesional

Siguiente vídeo es un claro ejemplo de que jamás debemos tener el dedo disparador en el gatillo, excepto para cuando queramos disparar de verdad. Es increíble dicha negligencia de principiante.

Seamos más respetuoso con las armas y consciente de las herramientas de trabajo nuestro. Dicha responsabilidad en estos casos, siempre es la nuestra.

El vídeo transcurre tras un partido y parece ser que hay cierto abaratadores causando desorden y daño publico, y la policía uniformada se vio forzado a actuar, con tal desafortunado hecho, un hincha es muerto del disparo a quemarropa que le efectuó un policía.