domingo, 27 de septiembre de 2009

MI PONENECIA EN EL AMBITO JURIDICO

Desde el punto de vista de las diversas modificaciones sugeridas me gustaría exponer lo que creo mas importante.

Evidentemente hay bastante margen de mejora en el ámbito de la administración de justicia, ahora bien, creo que es esencial si se pretende un acercamiento y mejor imagen del funcionamiento de dicho poder un acercamiento del mismo al ciudadano.
En multitud de ocasiones salen en prensa sentencias, autos y demás de los órganos de justicia que alejan y negativizan la labor del poder jurídico frente a los ciudadanos. Delitos como terrorismo, asesinatos, violaciones, malos tratos, abuso de menores, etc... son de carácter esencial de cara a los ciudadanos por lo que su tratamiento dentro de la administración de justicia debería ser exquisito tanto en formas como en plazos, no estoy queriendo decir que ahora mismo no lo sea sino que es algo mejorable.

Todos sabemos y conocemos de diversas actuaciones del poder judicial que han menoscabado gravemente su imagen, pese a que en posteriores instancias se haya arreglado la situación creada, esto debe arreglarse en la medida de lo posible.

Ahora mismo dentro del funcionamiento de los jueces existe gran discrecionalidad a la hora de aplicar la ley, bien por desidia del legislador o bien por ambigüedad intencionada llevada a cabo con el objetivo de conseguir un consenso necesario entre partidos, esto es precisamente lo que debemos aclarar al ciudadano y mejorar.

No es de recibo crímenes cometidos que años después veamos al criminal por la calle y vuelva a delinquir. Es cierto que el fin fundamental de la jurisdicción penal es castigar al infractor y buscar su reinserción en la sociedad pero no es menos cierto que determinados delitos fundamentales (terrorismo, violaciones, abuso de menores, etc) no solo crean un malestar entre la ciudadanía al observar al delincuente paseándose por la calle (recordemos que en el mejor de los casos hemos resocializado a un delincuente y por otro lado este ha acabado con no se cuantas vidas o en el caso de los delitos ha cometido algo peor si cabe aun como es el daño psicológico que esa victima ha sufrido para el resto de su vida.

Bien con esto no pretendo hacer una apología de la pena de muerte, ni mucho menos, pero si una lanza a favor de cumplimiento integro de las penas.

No es de recibo que las victimas o familiares de estas se encuentren en la situación de llorar la muerte de su ser querido mientras el delincuente se encuentra en la calle.

En conclusión y finalizando mi exposición, EL PODER LEGISLATIVO ES UN PODER DADO POR EL PUEBLO Y PARA EL PUEBLO, es para ellos para quien debemos trabajar y mejorar día a día nuestra sociedad, opino que si se mejorase este poder en aras a conseguir mayor consenso político en determinados temas como los señalados anteriormente se conseguiría en cadena una menor discrecionalidad en la aplicación de las leyes en el poder judicial y consecuentemente no deberían tener cabida situaciones tan dañinas a nuestra sociedad como son determinadas resoluciones judiciales pese a aque con posterioridad se enmande la plana. Quizás sea hora de reforzar las garantías del poder legislativo y judicial disminuyendo ese poder discrecional sobretodo teniendo presente que nuestra labor viene del pueblo y no olvidarnos que nos debemos a este.

Sobre todo viendo la repercusión mediática que esta teniendo últimamente diversas sentencias como la de la Audiencia Provincial de Vizcaya comentando que no hay indicios de delito a la hora de exhibir fotos de etarras mientras las pobres victimas y sus familiares se revuelven sufriendolo. Imaginémonos por un instan que que sucediese si por esa regla de tres ahora van familiares de violadores y ponen fotos por las calles solicitando su puesta en libertad, imaginémonos que gracia le harían a sus victimas.

Esto debe acabar y volver a ser cabales, no puede ser que determinados jueces con sus sentencias no demuestran otra cosa que un alejamiento total de la realidad obviando el daño que producen entre sus propios compañeros y la justicia en general.