viernes, 9 de octubre de 2009

Conflictos y Resolución

La resolución de los conflictos en el lugar de trabajo es una cosa muy común.
El truco es encontrar una rápida solución a la cuestión, así como un enfoque proactivo para evitar este problema en el futuro.

Un director de R.R.H.H en una empresa suele organiza reuniones con distintos departamentos cada vez que hay un conflicto o problema laboral, para así encontrar problemas de raíz y solucionarlos.

El primer paso es reconocer que hay un problema y que es inaceptable en el lugar de trabajo. Ahora que hemos entendido cual es el problema, el siguiente paso es encontrar una manera de no dejar que este problema o conflicto surgen de nuevo. Esto es ser proactivo, o la prevención de la causa del conflicto.

Por ejemplo, si un técnico informa a un cliente que la máquina estará reparada en 2 días pero las partes no llegan hasta 5 días después hay un problema potencial allí. Si el técnico no llamar al cliente para hacerles saber que habrá un retraso debido a la disponibilidad de piezas entonces estaremos demostrado un mal servicio en atención al cliente, para empezar....
Pero si... Enviamos un mensaje al cliente demostrando nuestro interés y preocupación de solucionar dicho retraso y pidiendo que no se preocupe por ellos. y les decimos que puede ser unos días más pero sera nuestra primera prioridad, cuando las partes llegan, se instalara y comprobara su buen y correcto funcionamiento en ese mismo día.

Si somos capaz de transmitir con claridad este mensaje de compromiso en la gestión, lo más probable es que el cliente se tome más feliz con nuestro servicio. Porque ellos saben que nos importa.

Ser proactivo y pensar fuera de la caja es una gran manera de evitar el conflicto y encontrar solución a los conflictos existentes en el lugar de trabajo.

Es importante contar con personas que se preocupan por el trabajo y sus compañeros de trabajo. Si hay un conflicto entre dos empleados, en primer lugar es conseguir que el tema ponga abiertamente sobre la mesa. Siguiente paso encontrar una solución al conflicto existente y, finalmente, decidir lo que podemos hacer como equipo para evitar que este conflicto regrese.

En cuanto a las resoluciones suelen ser varios en función de cada situación. Cada conflicto debe tomarse por separado y una resolución se determinará para cada uno.

Un buen gerente o líder de equipo puede hacer que esto suceda.

La experiencia equivale un largo camino recorrido en la hora de conocer la solución de los conflictos. Cuanto más se habla en la solución mejor nos sentimos. Si un empleado está viviendo en el problema en lugar de la solución, es muy posiblemente que se convirtiera en el conflicto.

Las resoluciones y el desarrollo pueden ser la solución ante el conflicto.

Ejemplo:
Una vez trabajé con un compañero que era arrogante y soberbio , cree que sabía todo y nadie podía decirle nada. Este individuo cree que él siempre tenía razón.

Ustedes me dirá como razonar con una persona así... cerrado a todo y nada proactivo.
Billy
09-10-2009