lunes, 14 de diciembre de 2009

FUGA DE UN DETENIDO

Suelen decir que en la desesperación agudiza el ingenio.... y también suelen decir que los cárceles son toda una institución catedrático para los delincuentes, pues bien en siguiente articulo aunque es un hecho real ocurrido hace unos años aqui en el españa, refreja perfectamente estos dos dichos populares... ESPERO QUE NUNCA OLVIDEMOS DE ESTE ERROR.
________________________________________

INFORME PERICIAL
Fuga de un detenido
Breve descripción de los hechos.

El día 08 de mayo del 2002, alrededor de las 06:30 horas, un detenido se fugó de las dependencias del Puesto de la Guardia Civil de Granadilla de Abona (Santa Cruz de Tenerife), a pesar de tener limitados sus movimientos mediante grilletes, de tal forma que uno de los lazos de los grilletes lo tenía colocado en una mano y el otro enganchado a un cable de acero sujeto a un banco de madera anclado al suelo de la habitación anexa al Cuarto de Puertas, así quedaban sus movimientos reducidos al contorno de ese banco de madera. Esa habitación es el lugar habitual de custodia temporal de los detenidos en este Acuartelamiento al no disponer de otra dependencia habilitada o celda.

El detenido, Gonzalo ALONSO GARCÍA alias "El Sali", de 36 años de edad, cuenta con una amplia experiencia delictiva (45 detenciones, la mayoría de ellas por delitos contra el patrimonio, habiendo cumplido penas de prisión).

Al descubrir que el detenido se había fugado con los grilletes, se inspeccionó la habitación donde estaba custodiado, descubriendo junto al banco de madera, una botella de plástico de agua (de las corrientes de 1,5 litros) que le faltaba el papel adhesivo de la marca de la misma.

Ese papel había sido retirado para realizar el instrumento que valdría al detenido para abrir el lazo de los grilletes que le sujetaba al cable de acero, pues bajo el banco de madera se encontró un trozo de ese papel que había sido plegado varias veces hasta convertirlo en una lamina fina y alargada. Se encontraron otros dos trozos de ese papel que sólo estaban desgarrados, pudiéndose determinar la manipulación de ese papel por parte del detenido al descubrir que tanto el plegado como los otros desgarrados tenían pequeñas manchas de sangre que debían proceder de una herida que tenía en el pulgar de la mano derecha.

Ante ese descubrimiento, añadido a la amplia experiencia delictiva del detenido, se puede decir que utilizó ese trozo de papel plegado y su experiencia para soltar el lazo del grillete que le sujetaba al cable de acero del banco de madera.

Modus Operandi
La forma de hacerlo fue la de pasar la pieza móvil dentada hasta soltarla de los dientes de la pieza fija (el grosor del cable permite hacerlo); aunque así todavía quedaría enganchado al cable, la operación siguiente sería introducir el trozo de papel plegado en el hueco donde se encuentran los dientes de la pieza fija, inutilizando así el enganche que se produciría al volver atrás la pieza móvil pues la superficie del papel hace resbalar la pieza móvil dentada sin que consiga engarzarse a los dientes cuando se realiza el movimiento inverso al cierre, logrando abrir ese lazo.

Constatación empírica
Esta prueba ha sido probada con éxito por el Puesto de Granadilla de Abona, por lo que se da por demostrado el procedimiento que el detenido lleva a cabo para soltar el lazo de los grilletes que le sujetaban al cable de acero.

INFORME FOTOGRÁFICO