miércoles, 14 de abril de 2010

La masacre de Nanjing: Genocidio del Ejército Imperial Japonés

Horror. Horror. y Rabia.

Esta es la palabra, La siguiente historia desde niño mi padre ya nos solía contar a mis hermanos y a mi, ya que él estuvo en esa contienda como combatiende, un muchacho de 18 años recién cumplido y reclutado para luchar contra la invasión Japonesa.

Él nos solía contar las durezas de las guerras y los sin sentidos que pueda parecer todo... y que valorásemos siempre por cada granos de arroz que tubieramos en el bol, ya que él como muchos que vivieron esa terrible experiencia, pasaron hambre, frió y miedo... Nos contaba las desgracias de la guerra para que no nos olvidemos nunca de nuestra buena fortuna de haber vivido en una época de paz, y que supiéramos valorarlo.

Hoy hace casi un año que falleció mi padre, pero nunca he olvidado lo que me ha contado aunque ese momento no sabia ¿el por qué?....

Hoy encontré un articulo sobre La masacre de Nanking y me quede de piedra, aunque era conocedor de este suceso pero nunca me pude verlo tan.... impactante.

Aquí os dejo este articulo sobre un hecho oscuro de la historia china-Japonesa, y como no lo inhumanos que podríamos llegar a hacer una persona de a pie... sin razónamiento ni humanidad.

Hoy por hoy tanto los gobiernos chino como japones tratan de silenciar y olvidar este capitulo oscuro de nuestras historias, por un lado lo niega e intenta suavizar lo insuavizable... por otro lado trata que el tema no interfiera los intereses comerciales... Yo no estoy nada acuerdo con ambos, yo opino que debemos contar la verdad y por encima de todo decirlo tal como sucedieron los hechos para que la futuras generaciones sepan que hubo un tiempo los hombre eramos peores que animales y que por un idealismo autoritario llevo a medio mundo a aniquilar a otro medio. y como una película de terror, no nos podemos dejar de a lado por el simple hecho de que no nos gusta lo que nos transmite. Eso en la historia es deshonrar a los que lucharon, a los que perecieron y sufrieron dicha atrocidad.

PD: Vergonzoso los mando militares chino, salieron corriendo y dejando a sus soldados y civiles a su suerte e indefenso. Menudo jefes de m.....
Asi le fueron los de Kuomintan.
ERIZO 403-3

La masacre de Nanking (Nanjing: Genocidio del Ejército Imperial Japonés

La Masacre de Nanjing o Nankíng, conocida también como la Violación de Nanjing y como el Incidente de Nanjing, hace mención a las atrocidades cometidas por el Ejército Imperial Japonés en y alrededor de Nanjing, China, tras la caída de la capital frente a las tropas japonesas el 13 de diciembre de 1937.
El ejército japonés se trasladó hacia el norte tras capturar Shanghai en octubre de 1937, y capturaron Nanjing en la Batalla de Nanjing, el 13 de diciembre de 1937.

Nanking fue la capital de China durante los años 30 del siglo XX. El 13 de diciembre de 1937, cuando nuestro país sufría una guerra provocada por la sublevación del ejército, las tropas imperiales entraban en la capital china después de que las clases altas y medias hubiesen huido. Se encontraron con una ciudad llena de familias sin recursos económicos, trabajadores, campesinos y demás personas de clase baja que no pudieron escapar de la ciudad por falta de medios económicos.
Los comandantes del ejército nacionalista chino habían huido de la ciudad antes de la entrada del ejército nipón, dejando atrás a miles de soldados chinos atrapados en la ciudad amurallada. Muchos de ellos se quitaron sus uniformes y escaparon a la llamada Zona de Seguridad preparada por los residentes extranjeros de Nanjing. Lo que resultó después de la entrada del ejército japonés en la ciudad de Nanjing es y ha sido la base de la acalorada discusión histórica y tensión política, particularmente entre China y Japón en años recientes.

Los crímenes de guerra cometidos durante este episodio incluyen el pillaje, la violación, y la matanza de civiles y prisioneros de guerra. El alcance de las atrocidades es debatido entre China y Japón, que van desde la afirmación del gobierno chino de una cifra de muertos no combatientes superior a 300.000, hasta la afirmación del ejército japonés en el Tribunal Militar Internacional del Lejano Oriente (conocida como el Tribunal de Guerra de Tokio) después de la Segunda Guerra Mundial, de que las cifras de muertos eran todas de militares y que no hubo masacres organizadas o atrocidades cometidas a los civiles. El Tribunal de Guerra de Tokio juzgó un caso en que el número total de muertes fue de 250.000. En la sentencia de muerte emitida contra el comandante del ejército japonés en Nanjing, el general Iwane Matsui, la cifra fue establecida en 100.000.
Los mismos militares nipones que participaron en esta invasión afirman que durante el tiempo que ocuparon la ciudad mataron a los habitantes de Nanking "como si fueran animales, sin ningún remordimiento", porque en ese momento "no sentían nada por esas personas". Esta frialdad no es más ni menos que la cristalización del adoctrinamiento que recibían los niños en las escuelas e institutos por parte del gobierno imperial primero y militarista más tarde. Dicho adoctrinamiento político e ideológico deshumanizaba al resto de asiáticos y los convertía, a ojos de nipones, en poco más que conejos.
Los chinos que no pudieron huir de la ciudad fueron masacrados indiscriminada y sistemáticamente después de ser torturados. Así, muchos de ellos se convirtieron en muñecos de entreno para la bayoneta o en troncos para probar el filo de las katanas. Los soldados, según su propio testimonio, se divertían clavando bayonetas en las cabezas de los bebés a brazos de las madres para después ejecutarlas a ellas.
En China, este hecho es un punto principal del nacionalismo chino. En Japón, la opinión del público está dividida al respecto, especialmente entre los conservadores, que la Masacre de Nanjing ha sido exagerada (si no es inventada) como un arma diplomática dirigida contra Japón. Tales opiniones son consideradas revisionismo histórico entre los chinos, y como tal, continúan generando rabia y resentimiento.

El transfondo

1937. La duración de la masacre no está claramente definida, aunque la violencia se prolongó hasta bien entradas las seis semanas, hasta principios de febrero de 1938.
Durante la ocupación de Nankín, el ejército japonés cometió numerosas atrocidades, como la violación, el saqueo, el incendio y la ejecución de prisioneros de guerra y civiles. Aunque las ejecuciones comenzaron con el pretexto de eliminar los soldados chinos disfrazados de civiles, se afirma que un gran número de inocentes hombres fueron intencionalmente identificados como combatientes enemigos y ejecutada como la masacre de la actualidad. Un gran número de mujeres y niños también fueron asesinados, al ir extendiéndose la violaciones y los asesinatos.
En agosto de 1937, en medio de la Segunda Guerra Sino-Japonesa, el Ejército Imperial Japonés se encontró con una fuerte resistencia y sufrió grandes bajas en la Batalla de Shangai. La ofensiva fue cruenta, y ambos lados terminaron desgastados en un combate mano a mano.

El 5 de agosto de 1937, Hirohito ratificó personalmente la proposición de su ejército de remover las restricciones de la ley internacional en el trato de prisioneros chinos. Esta directiva advirtió además a los Oficiales de Estado descontinuar el uso del término “prisionero de guerra”.En el camino de Shangai a Nanjing, los soldados japoneses cometieron un gran número de atrocidades, por lo que la Masacre de Nanking no fue un incidente aislado. El evento más famoso fue el “concurso para matar a 100 personas utilizando una espada”.

A mediados de noviembre, los japoneses habían capturado Shangai con la ayuda de bombardeos aéreos y navales. El Cuartel General de Estado Mayor en Tokio decidió no expandir la Guerra, debido a las graves bajas incurridas y al abatido estado anímico de las tropas.
Kempei Tai y el General Nakajima Kesago

Después del motín del ejército japonés en 1936, que según cuentan historiadores antijaponeses fue hecho bajo las ordenes del Emperador Hiroito para hacerle aparecer como un peón en manos de los militaristas, el Emperador estableció el Kempei Tai, designando al Teniente General Nakajima Kesago para dirigir la policía secreta del estado, ordenándole que el Kempei Tai debía poner orden en Japón y en todas las islas conquistadas por las fuerzas invasoras.

Kesago fue en palabras de varios de esos historiadores, un pequeño Himler, un especialista en control, intimidación y tortura. Kesago fue un miembro prominente de la inteligencia militar japonesa desde 1921. Aún los más crueles comandantes lo consideraban un sádico y más tarde le fue encomendado el comando del 16 Ejército que invadió China y arrasó Nanking.

Kesago dirigió las violaciones de Nanking en 1937, gozando con las incontables atrocidades cometidas por sus hombres, horrores que él personalmente ordenó y dirigió: miles de violaciones, asesinatos, bebes ensartados en las bayonetas de soldados bestiales y borrachos, la bárbara ejecución de decenas de miles de soldados chinos que eran alineados, con las manos atadas a la espalda, mientras eran asesinados en prácticas de bayonetas.
Como la más poderosa organización en Japón al terminar la guerra, el General Douglas MacArthur, al tomar posesión de los predios del gobierno japonés en 1945, se tomó personalmente la preocupación de desmantelar el Kempei Tai. Desenmascaró a los líderes, que fueron expuestos como los opresores del pueblo japonés, antes de enviarlos a prisión.

Hechos

Según el Tribunal de Guerra de Tokio, las estimaciones realizadas en una fecha posterior para indicar el número total de civiles y prisioneros de guerra asesinados en Nanking y sus alrededores durante las primeras seis semanas de la ocupación japonesa arrojaban una cifra de más de 200000. Que estas estimaciones son exageradas, no se ve confirmado por el hecho de que las sociedades de entierro y otras organizaciones contó más de 155000 cuerpos enterrados. La mayoría estaban atadas con las también manos atadas a la espalda. Estas cifras no tienen en cuenta a las personas cuyos cuerpos fueron destruidos por la quema, tirados en el río Yangtze, o de otro modo por los japoneses ". La magnitud de las atrocidades que se debate entre China y Japón, con los números, que van desde algunos japoneses de varios centenares de reclamaciones, a la pretensión de China de un número de muertos no combatientes de 300000.
Una serie de investigadores japoneses consideran 100000 - 200000 a ser un valor aproximado. Otras naciones por lo general creen que el número de muertos a entre 150.000-300.000. Este número fue promulgada en enero de 1938 por Harold Timperly, un periodista en China durante la invasión japonesa, en base a informes de testigos de la época contemporánea. Otras fuentes, incluyendo Iris Chang's La Violación de Nanking, como también promover 300.000 el número de muertos. Además, el 12 de diciembre de 2007, el gobierno de los EE.UU. recientemente desclasifica documentos adicionales revelaron un saldo de alrededor de 500.000 en el entorno de Nanking, antes de que fuera ocupado.

Además del número de víctimas, algunos críticos aún en disputa si la atrocidad ocurrió. Mientras que el gobierno japonés ha reconocido el incidente, algunos japoneses han sostenido los nacionalistas, en parte utilizando el Ejército Imperial japonés de reclamaciones en el Tribunal Militar Internacional para el Lejano Oriente, que el número de muertos era de naturaleza militar y que ninguno de ess atrocidades civiles ocurrió.
Testimonios

Varios residentes extranjeros en Nanking en el momento registró sus experiencias con lo que sucedía en la ciudad:

Robert Wilson, en su carta a su familia: "La masacre de la población civil es terrible. Podría seguir escribiendo páginas de los casos de violación y brutalidad casi más allá de las creencias. Dos cadaveres muertos a bayoneta son los únicos sobrevivientes de siete limpiadores de la calle que estaban sentados en sus sedes cuando los soldados japoneses llegaron sin previo aviso y mataron a cinco de sus miembros y los dos heridos que encontraron su camino al hospital."
John Magee en su carta a su esposa: "No sólo mataron a todos los prisioneros que podían encontrar, pero también un gran número de ciudadanos comunes de todas las edades [...] Justo antes de ayer vimos a un pobre miserable muerto muy cerca de la casa donde estamos viviendo."

Robert Wilson, en otra carta a su familia: "Ellos [los soldados japoneses] bayonetearon a un niño, causando la muerte de él, y pasé una hora y media de esta mañana curando otro niño de ocho que tenía cinco heridas de bayoneta que uno de los cuales penetraron en el estómago, Una porción de epiplón estaba fuera del abdomen."

Inmediatamente después de la caída de la ciudad, las tropas japonesas se embarcaron en una decidida búsqueda de ex soldados, en la que miles de jóvenes fueron capturados. Muchos fueron llevados al río Yangtze, donde fueron ametrallados. Las tropas japonesas reunieron 1300 soldados chinos y los civiles en Taiping Gate y los mataron. Las víctimas fueron voladas con las minas terrestres, y luego rociados con gasolina. Los que quedaron con vida después fueron asesinados con bayonetas. Algunas personas fueron golpeadas hasta la muerte. Los japoneses también ejecutaron sumariamente a muchos peatones en las calles, por lo general bajo el pretexto de que podrían ser soldados encubiertos vestidos de civil.
Miles fueron llevados lejos y ejecutados en masa en una excavación conocida como "de Diez Mil-Reguera Cadáver", una zanja de unos 300 metros de largo × 5 metros de ancho. Dado que los registros no se mantienen, las estimaciones sobre el número de víctimas enterradas en la zanja van desde 4000 a 20000. La mayoría de los estudiosos e historiadores consideran que el número será de alrededor de 12000 víctimas.

Las mujeres y los niños no estaban a salvo de los horrores de las matanzas. A menudo, los soldados japoneses cortaron los senos, o en el caso de mujeres embarazadas, corte abierto y retirado el útero el feto. Testigos recuerdan a soldados japoneses tirando bebés en el aire y la capturandolos con sus bayonetas. Las mujeres embarazadas a menudo son el blanco de asesinato, ya que a menudo se bayonetean en el vientre, a veces después de la violación.

Muchas mujeres fueron violadas y brutalmente asesinadas. El actual escenario de esta masacre se presentó en detalle en la película documental de la película "La batalla de China".

El Gobierno fue muy conciente de las atrocidades. El 17 de enero, el ministro de Relaciones Exteriores de Koki Hirota recibe un telegrama escrito por el corresponsal de Manchester Guardian HJ Timperley interceptado por el gobierno de ocupación en Shanghai. En este telegrama, Timperley escribió:

"Desde el retorno de Shanghai hace unos días le informo sobre las atrocidades cometidas por el ejército japonés en Nanking y en otros lugares. Fuentes verbales de fiables testigos oculares y cartas de particulares cuya credibilidad va más allá de la pregunta, pueden permitirse una prueba convincente que el ejército japonés se comportó y continua comportandose con hechos que recuerdan a Atila y los hunos. No menos de trescientos mil civiles chinos asesinados, muchos de los casos a sangre fría."

Mil violaciones de mujeres y niñas por noche

Según estimaciones, al menos 1000 casos por noche y muchos por día. En caso de resistencia o cualquier indicio de desaprobación, se bayonetea, apuñala o balea. (James McCallum, carta a su familia, el 19 de diciembre de 1937).
Probablemente no es el crimen que no ha cometido en esta ciudad el día de hoy. Treinta niñas fueron sacadas de la escuela de idiomas de anoche, y hoy he oído resultados de desgarradoras historias de las niñas que fueron sacados de sus casas ayer por la noche-una de las niñas era de 12 años, pero… Esta noche pasó un camión en el que había ocho o diez niñas, y gritaban "Jiu ming! Jiu ming!": salven nuestras vidas. (Minnie Vautrin el diario, 16 de diciembre de 1937).

El Tribunal de Guerra de Tokio, declaró que 20.000 (y tal vez hasta 80.000) las mujeres fueron violadas, sus edades van desde los bebés a las personas mayores (incluso de 80 años). Las violaciones a menudo se realizan en público durante el día, A veces delante de los cónyuges o miembros de la familia. Un gran número de ellos fueron sistematizados en un proceso en el que soldados de búsqueda puerta a puerta, sacaban a las niñas y las mujeres, eran tomadas prisioneras y las violaban. Las mujeres fueron asesinados inmediatamente después de la violación, a menudo a través de la mutilación, incluyendo los senos están cortadas, y / o puñaladas por el bambú, la bayoneta y otros objetos en la vagina.
Según algunos testimonios, otras mujeres fueron obligadas a la prostitución militar como esclavas sexuales. Hay incluso relatos de las tropas japonesas obligando a las familias a la comisión de actos de incesto. Hijos se vieron obligados a la violación de sus madres, los padres se vieron obligados a violación de sus hijas.
Una mujer embarazada que fue violada por los soldados japoneses dió a luz sólo un par de horas más tarde, el niño estaba perfectamente sano (Robert B. Edgerton, Guerreros del Sol Naciente). Los monjes que habían declarado una vida de celibato se vieron obligados a la violación la mujer para el entretenimiento de los japoneses. Los hombres chinos fueron obligados a tener relaciones sexuales con los cadáveres. Cualquier resistencia se reunió con ejecuciones sumarias. Si bien la violación llegó a un máximo inmediatamente después de la caída de la ciudad, se continuó durante el período de la ocupación japonesa.

El cruel juego de los Cortadores de Cabezas


Como si de una competición deportiva se tratara, el periódico japonés Nichinichi Shimbun informaba a finales de 1937, en plena ocupación de buena parte de Asia, de que dos oficiales del Imperio del Sol Naciente se habían retado para ver quién era capaz de cortar más cabezas durante el asedio a Nanjing, la capital de China en esa época.
"Súper récord de decapitaciones: Mukai, con ciento seis, contra Noda, con ciento cinco. Los dos tenientes llegan a la final", titulaba el rotativo, que acompañaba la noticia con una fotografía en la que ambos militares, Toshiaki Mukai y Tsuyosi Noda, posaban orgullosos con sus respectivas katanas.

Al término del conflicto, la prueba documental de tan atroz duelo sirvió para que los tenientes fueran condenados y ejecutados como criminales de guerra por las atrocidades cometidas durante la masacre de Nanjing.

Desde entonces, el macabro juego de cortar cabezas protagonizado por los tenientes se convirtió en un símbolo de la orgía de sangre y destrucción desatada por el Ejército japonés durante la cruel invasión de China, que se prolongó desde 1931 hasta 1945. Pero el recuerdo de tan espeluznante pasado no sólo ha perseguido a las víctimas, sino también a los familiares de los dos infames militares, que han visto cómo su nombre quedaba manchado para el resto de sus días.

Para librarse de una vez por todas de la vergüenza que pesa sobre su apellido, la hija de uno de los oficiales implicados en la matanza, Chieko Mukai, se ha decidido a emprender una batalla en los tribunales contra el periódico Mainichi Shimbun, el sucesor del diario que publicó la noticia originalmente, y además contra el diario Asahi Shimbun, que se hizo eco e investigó la macabra historia en 1971. Ambos han sido acusados de difamación y de inventarse el reportaje porque, según esgrimía la parte demandante, dicha crónica estaba originalmente "totalmente infundada y ha mancillado el honor de las dos familias".

Con tales argumentos y exigiendo además una indemnización de treinta y seis millones de yenes (unos doscientos sesenta y seis mil euros), el caso consiguió llegar hasta un tribunal de Tokio, que es el que acaba de dictar sentencia.
Amparándose de nuevo el tribunal en las abundantes pruebas documentales existentes, el magistrado Akio Doi ha desestimado finalmente la demanda interpuesta por los familiares.

Según recoge el fallo judicial, los dos tenientes imperiales no sólo no intentaron ocultar su participación en la matanza, sino que además "estuvieron completamente de acuerdo con publicar la información y ambos admitieron que habían competido por cortar la cabeza a los prisioneros de guerra".

Aunque el magistrado reconoce que "el artículo incluye algunos elementos falsos y exageraciones", también señala que "es difícil que el texto sea una ficción basada en hechos no reales". En este sentido, el juez se basa en que "no ha habido aún una evaluación histórica final que desmienta este episodio" para rechazar las pretensiones de los parientes de los dos oficiales nipones.

¿Porqué?

¿Por qué tanto ensañamiento contra la población china? La historiadora Iris Chang señala varias razones. Por un lado, apunta que Nanking habría sido un laboratorio en donde habrían preparado a los soldados japoneses para sentir odio contra los pueblos no japoneses, y así incrementar su brutalidad durante la guerra. También habría influido el trato brutal que los superiores del ejército japonés aplicaban a la tropa, y que permitieron a éstos hacer aflorar toda su rabia contenida durante años, en contra de víctimas civiles indefensas. Y también apunta al rol de la propaganda nacionalista: ésta afirmaba que los chinos eran inferiores a los japoneses, incluso subhumanos, que el destino manifiesto de Japón era controlar toda Asia, y que por lo tanto, los actos de brutalidad contra la población china estaban legitimados, porque después de todo, los chinos no eran seres humanos con los cuales hubiera una obligación moral de respeto.
Después de la guerra, el Tribunal de Tokio juzgó al general Iwane Matsui bajo el cargo de crímenes contra la Humanidad, por los hechos de la Masacre de Tokio. Fue condenado, y ahorcado en 1948. Sin embargo, revisando antiguos archivos, la historiadora Iris Chang ha destacado que Matsui estaba enfermo en aquellos días, y que probablemente fuera el Príncipe Asaka, de la Casa Imperial japonesa, quien estuviera a cargo, y por lo tanto fuera el responsable directo. Sin embargo Asaka sólo prestó testimonio ante el Tribunal, y nada más, y eso tan solo para negar los hechos; había un pacto previo entre Hirohito y Douglas McArthur, de que ningún miembro de la Familia Real iba a ser llevado a juicio. El precio de la impunidad, según Iris Chang: Japón debería entregar a Estados Unidos el resultado de todas sus investigaciones realizadas sobre la guerra biológica, efectuadas en prisioneros en los campos de concentración de China durante la guerra.

Japón ahora niega la masacre

La negación de la derecha japonesa hacia las barbaridades de su conquista militar en Asia en los años treinta y cuarenta del siglo pasado, alcanzó hace poco un nuevo hito al divulgarse en Tokio la conclusión de una comisión parlamentaria sobre la llamada "masacre de Nanjing". Tras consultar durante un mes archivos militares japoneses, la comisión parlamentaria, que implica a un centenar de diputados del partido del gobierno, ha concluido que los hechos no tuvieron lugar.

El anuncio va a tener un pésimo efecto en las relaciones con Pekín, precisamente en el año en el que se conmemora el setenta aniversario de los hechos.

La historiografía occidental suele considerar que por lo menos 150.000 civiles murieron en la toma de la ciudad y que decenas de miles de mujeres fueron violadas.
La versión china, sostiene que en Nanjing fueron masacrados 300.000 ciudadanos y esa es la cifra que figura en el mausoleo recordatorio que hay actualmente en la ciudad china.

El Tribunal de Guerra de Tokio, que juzgó los casos de crímenes de guerra al término de la Segunda Guerra Mundial, mencionó entre 100.000 y 200.000 muertos en varias de sus sentencias. La comisión parlamentaria japonesa defiende que lo que en Japón suele presentarse como "el incidente de Nanjing" se produjeron unos 20.000 muertos.

"Hemos concluido que la cifra de muertos en la toma de Nanjing no fue mayor que la que podía esperarse en una batalla normal", dijo el diputado Nariaki Nakayama, jefe de la comisión parlamentaria.

"No queremos azuzar los problemas sobre la interpretación de la historia de la guerra entre los dos países, pero no podemos ignorar la propaganda que intenta presentar a los japoneses como un pueblo brutal, así que decidimos examinar los documentos originales para restablecer el honor del pueblo japonés", añadió el diputado, que acusó a China de haber inflado las cifras por razones de propaganda.

"No hubo masacre en Nanking", dijo Toru Toida, otro diputado. La comisión parlamentaria japonesa se creó con motivo del 70 aniversario de los sucesos y en previsión de que, "con motivo del aniversario se sembrarán por todo el mundo mentiras y falsificaciones", dijo Nakayama.

Independientemente de cuales sean las cifras reales, la actitud habitual de la derecha japonesa, que en el propio Japón encuentra una significativa oposición en sectores sociales y académicos, tiende a negar los hechos más sombríos de su pasado militarista.

La calificación histórica de su conquista y ocupación imperialista de países de Asia, como Corea y China, el uso forzado de decenas de miles de mujeres en los burdeles del ejército imperial, o la representación de las almas de los criminales de guerra en el santuario sintoísta de Yasukuni de Tokio, visitado periódicamente por las autoridades, aunque no por el emperador, violentan la memoria de muchos en Asia, especialmente en Corea y China, pero también en Singapur, Filipinas o Australia.

Unos 23 millones de chinos murieron en el conjunto de Asia como resultado de la conquista y ocupación japonesa, según la siempre aproximada e incierta estimación de algunos historiadores occidentales. La cifra oficial china de víctimas en China es de 35 millones. En el museo militar del santuario de Yasukuni, el Yushukan, la "operación de Nanjing", se despacha así; "el comandante (chino de la ciudad) Tang Shengzhi, ignoró las advertencias de abrir las puertas de la ciudad". A continuación, cuando según unos murieron 150.000 civiles, y según otros 300.000, y según la comisión parlamentaria japonesa, 20.000, sólo se explica lo siguiente; "los chinos fueron derrotados contundentemente y sufrieron muchas bajas, dentro de la ciudad, los residentes pudieron vivir en paz de nuevo".

Registros históricos de historiadores chinos

Historiadores chinos han asegurado que son "indiscutibles" los documentos históricos que comprueban el número de víctimas fatales de la Masacre de Nanjing, cometida por las tropas invasoras japonesas en 1937, en la cual murieron más de 300.000 personas.

"No queda ninguna duda sobre el número total de las víctimas, el cual ha sido confirmado por evidencias inexpugnables en los documentos históricos, por lo que cualquier intento de negar la verdad por parte de la derecha japonesa es inaceptable", indicó Zhu Chengshan, curador del Museo de la Masacre de Nanjing.

El ejército japonés ocupó Nanjing, entonces capital de China, el 13 de diciembre de 1937, cuando empezaron seis semanas seguidas de destrucción, saqueo, violación y masacre. Los registros históricos muestran que más de 300.000 ciudadanos chinos, incluidos civiles inocentes y soldados desarmados, fueron asesinados, de acuerdo con el veredicto de un tribunal de la posguerra.

El Tribunal Militar Internacional del Lejano Oriente, establecido en 1946 y compuesto por jueces de 11 países, incluidos China, Estados Unidos, Reino Unido y la antigua Unión Soviética, inició el proceso contra 28 criminales de guerra japoneses en mayo de 1946.

Tras dos años de proceso, el tribunal sentenció a muerte a siete criminales de guerra, incluido Hideki Tojo, organizador de la matanza masiva. Tambien se establecieron tribunales locales en las diez más importantes ciudades chinas, entre ellas Nanjing, Shanghai y Beijing, para llevar a cabo procesos contra criminales de categorías inferiores.
"La versión que sostiene la derecha de Japón en el sentido de que el número de víctimas fue muy inferior a 300.000 porque había sólo 200.000 residentes y 50.000 soldados en Nanjing, carece de todo sentido", señaló Sun Zhaiwei, vicepresidente del Instituto de Investigación de la Masacre de Nanjing, y también investigador de la Academia de Ciencias Sociales de (la oriental provincia de) Jiangsu (de la cual Nanjing es ahora la capital).

La verdad es que la población de Nanjing era de 600.000 a 700. 000 habitantes, sin contar a los más de 150.000 soldados y oficiales que estaban acantonados en la ciudad durante esa época, explicó Sun.

Los registros hechos por organizaciones humanitarias y de caridad internacionales, que presenciaron la tragedia, y diarios y fotos confiscados a los soldados japoneses, demuestran que el ejército japonés mató a más de 190.000 civiles y soldados en 28 casos de masacre masiva, y a 150.000 personas en 858 casos separados.

"La Masacre de Nanjing fue una atrocidad de guerra cometida por las tropas de Japón contra el pueblo chino y se trata de una barbaridad ampliamente reconocida que no se puede negar", expresó Sun.

"Cualquier intento por distorsionar este hecho histórico y limpiar los crímenes de guerra es intolerable", concluyó el experto.