jueves, 19 de agosto de 2010

La Violencia Gratuita I - Adjunto -

Esta noticia esta relacionado con el primer articulo de La Violencia Gratuita de este Blog.
-----------------------------------------------------------------
Sicarios cazan a policías federales
El Economista - 14 Junio 2010
Ver video Barrett M82A1
     
En una acción preparada, que incluyó apostar un fusil de alta potencia Barret en un puente a la altura del kilómetro 2 de la carretera Zitácuaro-Estado de México y el bloqueo con un autobús en llamas para evitar que escaparan, un grupo de sicarios emboscó a las 8 de la mañana de ayer un convoy de la Policía Federal, con saldo de 10 muertos y unos seis más heridos.

Sobre los hechos ocurridos en Michoacán, la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) informó que los elementos emboscados venían con destino a la ciudad de México, pero a la altura del municipio de Ciudad Hidalgo iniciaron las escaramuzas.

Cuando los uniformados llegaron a la zona conocida como Lengua de Vaca, cercana al plantel de Conalep, fueron acribillados. La acción planeada los acorraló por completo debido a que un autobús en llamas, 3 kilómetros más adelante, bloqueaba el camino y desde el puente fueron atacados con otra lluvia de balas de una Barret, que es una batería antiaérea.

Los cuerpos de los oficiales quedaron en el pavimento, no estaba ninguno de los sicarios. Esto, según SSP, debido a que los federales respondieron y “varios agresores perdieron la vida y otros más resultaron heridos, cabe mencionar que los cadáveres y lesionados del grupo de sicarios fueron retirados por sus cómplices”.

Por el lado oficial, la SSPF informó de 10 muertos y “varios más heridos”, no dio número, aunque informes extraoficiales manifestaron que por lo menos son seis más y dos fallecieron en los hospitales a causa de las heridas, empero, aún no se ha confirmado. La PGR atrajo el caso e integró la indagatoria PGR/MICH/211/81/2010.

Capturados 2 sicarios sospechosos de muerte de 12 policías en México
TeleSUR 17/06/2010

Los sicarios, pertenecientes a la organización criminal La Familia Michoacana, fueron capturados luego de haber efectuado una emboscada en contra la Policía Federal, donde además participó otro sujeto apodado ''El Beto'' que murió en el ataque. 

Dos presuntos sicarios fueron capturados este jueves por la Policía Federal mexicana por su participación en una emboscada que dejó 12 oficiales muertos el pasado lunes en Zitácuaro, estado de Michoacán (suroeste) en la que culparon a Nazario Moreno, alias "El Chayo", como el autor intelectual de la matanza.

El jefe de la Sección Tercera de la Policía Federal, Ramón Pequeño García, presentó a los que presuntos homicidas que respondían a los nombres de Alain Escutia Ruiz, alias "El León", y Emilio Obed Palacios Andrade, alias "El Monstruo", miembros de la organización criminal La Familia Michoacana que fueron detenidos la noche de este miércoles en Morelia.

El funcionario informó que un sujeto apodado "El Chucky" y otro conocido como "La Morsa" coordinaron la emboscada por parte de La Familia en contra de la Policía Federal, en donde también participó otro sujeto conocido como "el Beto", que murió en el lugar de los hechos.

Pequeño García explicó que "El Chucky" recibió órdenes de Nazario Moreno efectuar el ataque, para lo cual "la Morsa" reunió a varios sujetos de La Familia Michoacana en una gasolinera conocida como La Cotorra, en Zitácuaro.

De esta localidad salieron los presuntos criminales en 12 camionetas y se apostaron en uno de los puentes donde se realizó la emboscada, mientras que en otro se ubicó un grupo de nueve sujetos en cuatro vehículos, que en total sumaron entre 20 y 26 personas, entre ellas a quienes apodan "El Chilaquil", La Víbora" y "El Sapo".

Tras ser detenidos, los sujetos llevaban consigo diversas armas de fuego, entre ellas, dos rifles calibre 765, equipo táctico como chalecos antibalas, pantalones y dos placas de un vehículo del Distrito Federal que habían sido reportadas como robadas.

Pequeño García informó que "La Morsa" y "El Chucky" ordenaron a los sicarios dispersarse por varios municipios del estado y que se mantuvieran ocultos en un periodo de ocho a 15 días después del atentado contra los policías.

Los detenidos informaron a los policías que el pasado lunes, luego de que se apostaron los dos grupos de sicarios en los puentes de la carretera en Zitácuaro, sólo tuvieron que esperar 10 minutos para que pasaran los agentes federales en el convoy que fue atacado y la balacera duró alrededor de 20 minutos.
  
El esprial de violencia ligada al narcotráfico que se ha desatado en México ha cobrado un saldo de más de 22 mil 743 víctimas desde el año 2006 hasta el 2010 y , según los analistas, el Gobierno de esa nación está lejos de ganar la guerra al flagelo del tráfico ilegal de drogas.

El mandatario mexicano, Felipe Calderón, admitió el pasado mes de abril, en un discurso ofrecido ante empresarios turísticos, que la nación estaba pagando un precio muy alto por la violencia ligada al narcotráfico.

Calderón agregó, intentando minimizar la gravedad de los hechos, que las muertes de civiles eran "las menos", puesto que representaban el cinco por ciento del total de defunciones, lo cual generó gran cantidad de críticas entre la oposición, que planeaba debatir sobre el tema en el Congreso.

"Es lamentable que el presidente dé esa opinión. Cualquier muerte de un ser humano es reprobable. Desdeñar la vida humana es una vergüenza, porque se han registrado decesos de niños, mujeres y hombres inocentes", expresó el congresista del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manuel García.

Por los momentos, todo apunta a que la violencia seguirá desatada en la nación y las cifras de muertos aumentará puesto que, en el primer trimestre del año se registró casi tres mil 500 asesinatos vinculados al narcotráfico, según un reporte del Gobierno.

Adicionalmente, el informe prevé que en el año 2010 se podría marcar un nuevo récord ante el incremento que se vio el año 2009, cuando se reportaron nueve mil 635 víctimas, en comparación con las dos mil 837 que se observaron en el año 2007.

Luego de que Calderón asumiera una estrategia de guerra contra los carteles de la droga en el año 2009, se desplegaron más de 50 mil efectivos militares para dar soporte a la Policía en distintos estados del país.