jueves, 30 de diciembre de 2010

Estres Extrema --- Reflexionar y Aprender

Tras visionar el video mi amigo de G.E.S me ha mandado un email con sus reflexiones y la verdad estoy muy acuerdo con él y como no podía ser de otro modo, le he pedido permiso para publicar este análisis de los hechos tan claros y educativos en mi blog.
Gracias Amigo mio
ERIZO 403-3
-------------------------------------------------------------------------------
Hola ERIZO

En una situación como la que nos muestra el vídeo del agente norteamericano hay que comentar varias cosas:
  • En primer lugar, el hecho de que el agente trabaje solo, como suele acontecer en algunas policías de Estados Unidos, obligaría a que este tuviera, si cabe, mayor formación que si trabaja acompañado ya que él tiene que hacer absolutamente todo en caso de emergencia, desde un accidente a un tiroteo como el que hemos visto. Por tanto, la formación debería ser el primer parámetro a considerar.
  • En segundo lugar, en esas circunstancias y conociendo que en Estados Unidos las armas, incluso automáticas, proliferan con poco control, deberíamos estar siempre pendientes de esa posibilidad y, por tanto, jamás perder de vista las manos de cualquier persona que se identifique o se detenga, sea la situación que sea.

Dicho esto, y ateniéndonos a lo que se ve y a lo que se explica sobre los hechos, creo que la operativa correcta en este caso es la típica en la que se hacen necesarias las transiciones entre distintas fases en la aplicación de la fuerza. De este modo, cuando el sujeto empieza a bailar ante el agente, este le grita, le conmina a que deje esa actitud y colabore. Pronto se ve que el sujeto no tiene intención de hacerlo, por lo que el agente llama en petición de refuerzos. Bien hecho también. Sin embargo, aquí es donde se tuercen las cosas.

El sujeto, evidentemente desequilibrado mentalmente, se enfada y cambia su actitud burlona por una actitud agresiva hacia el agente que, en un momento determinado, se ve obligado a hacer uso de su defensa extensible y aquí es donde comienzan los errores por su parte. 

El primero: hacer uso de la defensa de forma tan comedida que permite al sujeto seguir en pie y con todas sus facultades intactas. Esto, estando solo es una temeridad. El sujeto no tiene dolor, no ha sido mermado físicamente, ni reducido. Por el contrario, su nivel de agresividad sube. Está enfadado y eso, en un demente, debe hacernos poner sobre aviso porque no tiene límite, al menos no un límite normal y racional.


A partir de ahí, los hechos se suceden y van a peor.
El sujeto va hacia su camioneta sin que el agente reaccione.

¿Qué hacer? 

A mi juicio, una valoración táctica de la posible amenaza pasa por la posibilidad de que vaya a la camioneta en busca precisamente de algún instrumento letal, sea un arma automática, un cuchillo o un pico o herramienta. En cualquier caso, la vida del agente comienza a peligrar seriamente cuando el sujeto toma esa decisión.

En este momento, la operativa del agente debe ser, en mi opinión, la de encañonarlo en una posición y distancia que le asegure el poder acertarlo con varios impactos rápidos, no más de tres metros.

¿Qué debería haber hecho?

Haberlo seguido a distancia (recordemos que el sujeto le da la espalda) y haber intentado tomar una posición de ventaja para ver lo que estaba haciendo. Con esto, hubiera ganado en movilidad y capacidad de reacción, hubiera podido desplazarse cuando este loco hubiera salido del vehículo empuñando la carabina y, desde luego, podía haberlo abatido antes de que hiciera fuego sobre él. Aquí ya hay que olvidarse del walki talki, nadie puede ayudarle.
La acción es inminente y el agente solo depende de su capacidad técnica y táctica.

Cuestión aparte es el tiroteo que se desencadena y en el que vemos que ambos adoptan posiciones estáticas parapetadas tras los vehículos. En este momento, ambos quedan expuestos a las balas porque la mayor parte del vehículo no deja de ser una falsa cubierta, incapaz de detener los disparos. Además, la visión del posicionamiento del enemigo es inexistente y los disparos se realizan, como se ve, prácticamente a ciegas.

En una situación de Close Combat o combate cerrado a corta distancia, la movilidad es la vida, sobre todo si se va protegido con chaleco antibalas. O nos movemos para huir del fuego enemigo buscando una cobertura o nos movemos buscando su espalda para dificultar su radio de giro y su puntería.

Téngase en cuenta que este radio es mayor en un arma larga que en una corta. En distancias cortas, la mayor potencia de fuego de la carabina queda compensada con la mayor maniobrabilidad de la pistola que puedo disparar con una mano, hacia atrás mientras corro,... vamos, que supone una mayor versatilidad. En distancias cortas, repito. Sin embargo, el agente, presa del miedo, no se mueve sino que se agazapa y es "cazado" literalmente en el momento en que se queda sin munición.

En este momento es de suponer que su pulso tiembla y tiene muchas dificultades, por la ausencia de habilidades finas en situaciones de estrés, para accionar el botón que libera el cargador, para introducir el nuevo en el orificio del arma... Además, el asesino, el loco, es una persona con experiencia en combate, que se maneja perfectamente con su arma y que, a diferencia del agente, su intención es claramente la de matar y es lo que al final consigue.

En conclusión, creo que podemos decir que la situación debería haber sido prevista, sobre todo a partir de que el agresor va hacia su camioneta. Eso le hubiera salvado la vida. Y, entrando ya en combate, y ante la ausencia de una cobertura ventajosa, hay que buscar la reacción dinámica, hacia atrás o lateralmente.
Bueno, espero que te sirva y sea ilustrativa para tu blog.
G.E.S CESAR Ch.