domingo, 23 de enero de 2011

Diez mentiras sobre el terrorismo internacional

Diez mentiras sobre el terrorismo internacional
Escrito por Antonio Salas

Durante 6 años he tenido la oportunidad de conocer y convivir con algunos de los nombres más importantes del terrorismo internacional. Conocer y conversar con personas como Carlos el Chacal, Aiman Abu Aita, Leyla Khaled, Ibrahim Abayat, o Eduardo Roza, entre otros, me han permitido conocer el otro punto de vista; el de los que llamamos terroristas.

Empecé de cero. Tuve que aprender a leer y escribir en árabe, y familiarizarme con la cultura musulmana para crearme la identidad de Muhammad Abdallah, con la que he vivido los últimos 6 años. Pero también tuve que estudiar mucho. Me matriculé en todos los cursos sobre terrorismo que se impartían en España desde el 11M. Y me creí todas las “informaciones oficiales” filtradas por las agencias de inteligencia. También me creí todas las “revelaciones” que desde el 11S generan llamativos titulares periodísticos, repetidas una y otras vez por periodistas que aún piensan que google o wikipedia son fuentes fiables para hacer su trabajo. Hoy se que casi todo lo que creemos sobre el terrorismo está condicionado por las mentiras de unos y otros. Esto son tan solo 10 ejemplos…

Resistencia: ni terroristas ni islámicos


Cuando llegué a la casa de Aiman Abu Aita, ex líder de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa (brazo armado de Al Fatah), en Belén, la ciudad donde nació Jesús, creía llegar a la casa de un terrorista islamista. La conversación con Aiman fue cordial, y de hecho me pondría en la pista de Ibrahim Abayat, otro de los líderes de la resistencia palestina, que ahora vive refugiado en Zaragoza (España), con quien terminaría estrechando una buena amistad. Pero mi shock se produjo cuando invité a Aiman a que acudiésemos juntos a la mezquita. “¿Mezquita? –me respondió el supuesto terrorista islamista- Pero… yo soy cristiano”. Aiman Abu Aita, como muchos miembros de la resistencia palestina en Belen, la ciudad de Jesús, es cristiano. Y en las filas de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, como en otras organizaciones de la resistencia palestina o iraquí, luchan juntos musulmanes, cristianos o ateos. “Nuestra lucha –me explicó Aiman- no tiene nade que ver con la religión. Luchamos contra la ocupación de nuestra tierra, de nuestras casas y de nuestras familias. Es una lucha por nuestra patria, no por una fe”. La identificación de todos los miembros de la resistencia palestina, iraquí, afgana, etc, con el terrorismo islamista es una maniobra de propaganda occidental, altamente rentable desde el punto de vista de la guerra psicológica, para fomentar la islamofobia en Occidente.

Hizbullah-Venezuela, historia de un bluf

Mi primer encuentro con Hizbullah, el real, fue en el barrio Haret Hreik, en el sur de Beirut, donde mantenía su residencia «oficial» el jeque Hassan Nasrallah, y Hizbullah su sede política.

Me hacía unas fotos ante uno de los monumentos al Ayatolá Jomeini para mi falsa biografía como Muhammad Abdallah, cuando fui interceptado por agentes del “Partido de Dios”… Cuando meses más tarde toda la prensa occidental alertó sobre la presencia de un grupo terrorista llamado “Hizbullah-Venezuela”, decidí que ese sería otro de mis objetivos. Según todos los medios europeos, israelíes y norteamericanos, en Venezuela existía una peligrosa filial del “Partido de Dios” libanés, que apadrinado por Hugo Chavez, convertía al Islam a indígenas venezolanos y colombianos, para crear una célula terrorista dispuesta a atentar contra EEUU desde América Latina… Y yo les creí.

Tarde mucho tiempo y mucho esfuerzo en llegar hasta Teodoro Darnott, su fundador y máximo responsable. Al menos hasta que, a finales de 2006, fue detenido y condenado a 10 años de cárcel, convertido en el primer condenado por terrorismo islamista en la historia de Venezuela. Para entonces yo ya me había hecho su hombre de confianza y el depositario de su autobiografía inédita. Desde prisión, el Sheik Teodoro Darnott me envió todas las contraseñas de sus correos electrónicos, perfil de Facebook, y web oficial de “Hizbullah-Venezuela”, ascendiéndome desde la cárcel, a webmaster oficial de la organización y su máximo responsable. Así que tengo sobrados elementos de juicio para explicar que “Hizbullah-Venezuela” es un fraude. Jamás existió tal organización, y nunca estuvo apoyada por Chavez. Teodoro Darnott es un pobre desgraciado, vagabundo marginal y converso al Islam en Colombia, que no hablaba árabe ni tenía conocimientos coránicos. Se sintió fascinado por la carismática personalidad de Nasrallah y decidió crear un grupo (al principio un simple foro en internet) al que llamó “Hizbullah-Venezuela”. Con siguió convertir al Islam a 3 o 4 indígenas, y con ello dio a la oposición antichavista un estupendo argumento para acusar a Chavez de alentar el terrorismo islamista, justo antes de las elecciones presidenciales de diciembre de 2006. Nadie resaltó que Chavez no sólo no apoyó a Darnott, sino que le condenó a una pena ejemplar, y a mi juicio desproporcionado.

En 2009, cuando el Canciller israelí Avigdor Lieberman, realizó su viaje oficial por América Latina, hizo escandalosas declaraciones sobre Hizbullah-Venezuela, como un grupo terrorista apoyado por Chavez, que fueron repetidas en todos los titulares occidentales. Pero es que para entonces Hizbullah-Venezuela… ya era solo yo. No había nada más. Es sólo un ejemplo del uso político del terrorismo…

Tópicos del Islam… versus tópicos del cristianismo

“Los árabes son sucios”, “los musulmanes son fanáticos”, “el Islam es sinónimo de terrorismo”, “las mujeres árabes están sometidas y maltratadas”, “el burka es un ejemplo del fanatismo islamista…”. Esto y otros tópicos y prejuicios, que yo también creía antes de empezar esta investigación, frecuentan los titulares de la prensa, los foros y las tertulias occidentales desde el 11S. Y por supuesto todos son falsos.

La realidad es que El Corán tiene los mismos versículos que fomentan la violencia o lo contario, que la Biblia o el Talmud. Entre otras razones porque el Corán pretende ser la continuación de la Biblia, como la Biblia lo es del Talmud y la Torá judías (el Antiguo Testamento). El burka (afgano y preislámico) es una abominación de la que reniegan la inmensa mayoría de los musulmanes, aunque en Occidente muchos medios pretendan equiparar el burka con el hiyab (mas similar a la pañoleta española tradicional que a la infame prenda afgana) para fomentar la islamofobia. Entre los musulmanes que he conocido en las mezquitas de todo el mundo, había tantos hipócritas que acudían al rezo del viernes para aparentar virtud, como cristianos que acuden el domingo a misa para aparentar piedad. Pero al salir de la mezquita mentían, bebían alcohol, o frecuentaban burdeles, entre otros pecados, con la misma hipocresía con la que millones de cristianos hacen exactamente lo mismo… No somos diferentes ni en virtudes ni en miserias.

Pero lo mejor de mi posición, a medio camino entre ambos mundos, es que he podido asistir a tertulias de sobremesa en una casa árabe, o en una mezquita, donde los orientales demostraban exactamente los mismos prejuicios sobre Occidente que Occidente tiene sobre ellos. Era fantástico escucharlos opinar que los occidentales maltratan y matan a sus esposas, basándose en las noticias sobre la violencia de género; o asegurar que los curas cristianos se dedican a abusar sexualmente de los niños; o que los occidentales son sucios y antihigiénicos, al lavarse solo una vez al día (un musulmán se asea como mínimo cinco veces al día, una cada vez que reza)… Unos y otros manifestamos el mismo rencor y desconfianza a lo que desconocemos…

Al Qaeda en Iraq

Mi hermano iraquí Hagg fue detenido en 2005 y acusado de ser el líder de la célula española de Al Zarqawi. Según los mismos informes de los servicios de información españoles que lo señalaron como un peligroso terrorista, Hagg es gay, y “chapero”, y utilizaba el dinero que le entregaban empresarios españoles a cambio de sus servicios sexuales, para enviarlo a la resistencia iraquí. Independientemente del calvario que Hagg sufrió durante 5 años, tanto en la prisión de Herrera como en otras, para luego ser declarado inocente, su caso demuestra otro de los estúpidos prejuicios occidentales sobre el Islam. ¿Un gay puede o no ser terrorista yihadista?

Hagg, como todos los iraquíes que sufrieron primero la crueldad de Saddam y después la ocupación occidental, sabe que jamás existieron armas de destrucción masiva en su país, y que Ben Laden nunca tuvo relación con Iraq antes de la ocupación. Fue después de la invasión, cuando el líder de Al Qaeda decidió ofrecer su ayuda a la resistencia iraquí, con la esperanza de que, tras el conflicto, los muyahidín (guerreros) reclutados por la resistencia iraquí, se uniesen a su lucha contra Occidente, pero fracasó. En Iraq, como en Palestina, la resistencia lucha por la tierra, no por la religión. Y por esa razón, tras darse cuenta de su fracaso en Iraq, en 2007 Ben Laden decidió aceptar en las filas de Al Qaeda a las organizaciones salafistas del norte de Africa que, fascinados por su carisma, llevaban años pidiendo ingresar en su organización. Esa es la razón por la que, desde ese año, Al Qaeda ha desplazado sus intereses al norte de Africa, donde terroristas marroquíes, mauritanos, argelinos, etc, tienen ahora la oportunidad de rescatar de la memoria antiguos conflictos coloniales, poniendo a España y Francia a la cabeza de los objetivos terroristas en la región. Incluso los mayores defensores de la teoría de la conspiración, en cuanto al 11S, reconocen ahora que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) 2010 es una realidad, generada, influida o favorecida por la propaganda norteamericana, y una amenaza real.

La oprimidas mujeres del Islam

Solo un absoluto ignorante puede afirmar, hoy en día, que todas las mujeres árabes o/y musulmanas, están sometidas, oprimidas y ninguneadas por los varones. Durante mi viaje al terrorismo internacional he tenido la oportunidad de conocer y convivir con muchas mujeres árabes y/o musulmanas. Unas anónimas estudiantes, amas de casa, activistas… otras mediáticas, famosas y casi legendarias. Mujeres como Dima Khatib, la bella y brillante corresponsal de Al Jazeera en América Latin; o la erudita y atrevida Cherifa Ben Hassine, presidenta de la Asociación de Mujeres Musulmanas por la Luz del Islam; o la audaz y valiente Suraya Pakzad, presidenta de la asociación Voz de las Mujeres Afganas, considerada por la revista Time, en 2009 como una de las cien personas más influyentes del mundo…

Mujeres como Leyla Khaled, la primera mujer que secuestró un avión en la historia del terrorismo internacional. Palestina de nacimiento, actualmente Leyla vive en Amman, y los días que pude compartir con ella fueron una lección de humildad para mi ego masculino. Madre, esposa, y guerrillera, Leyla Khaled fue capaz de secuestrar un avión, volarlo en pedazos tras liberar al pasaje, y hacerse la cirugía estética para no ser reconocida en su siguiente operación de secuestro aéreo. Y no me imagino a ningún varón occidental diciéndole a la cara que es una pobre mujer oprimida y ninguneada por los hombres…

En organizaciones como Hamas, Al Fatah, etc, existen ya unidades femeninas de guerrilleras, capaces de tomar las armas y enfrentarse al ejército mejor preparado del mundo, el israelí, sin un asomo de temor. Y no necesitan quitarse el hiyab para empuñar un fusil de asalto…

Al Qaeda entrena en Isla Margarita.

Mientras preparaba el primero de mis viajes a Venezuela, para seguir la pista de Ilich Ramírez (Carlos el Chacal), estudié mucho. Me matriculé en todos los cursos sobre terrorismo que se impartían en España. Me hice con una completa biblioteca sobre terrorismo internacional. Y el rastro de Al Qaeda en la red apuntaba una y otra vez hacia Venezuela. La inteligencia norteamericana filtró la noticia de que en Isla Margarita existían campos de entrenamiento de Al Qaeda, e incluso llegaban a asegurar que la presencia de terroristas islamistas en Margarita (Estado de Nueva Esparta) era tal, que los yihadistas árabes tenían su propio programa de radio para hacer propaganda del odio. La prensa antichavista señalaba incluso a un alto responsable de la comunidad islámica en Margarita como sospechoso del 11-S. Y yo me lo creí. La diferencia de los demás periodistas es que yo me fui a Isla Margarita para intentar localizar esos campos e infiltrarme en ellos…

Contacté con la comunidad islámica de Nueva Esparta, y finalmente llegué a los personajes señalados por la inteligencia norteamericana y por la prensa occidental, como los responsables del terrorismo islamista en Margarita.

El supuesto programa radiofónico de propaganda yihadista resultó ser “Bienvenido al Mundo Árabe”, un programa de Radio Súper Stereo 98.1 FM, (que puede escucharse todos los sábados a través de www.superstereo981.com). Su director y presentador, el colombiano Mario Arcentales, ni siquiera es árabe o musulmán. Simplemente es un amante de la cultura, música y gastronomía árabe y de eso trata su programa. El líder de la comunidad islámica en Margarita, el comerciante libanés Mohamad Abdul Hadi, efectivamente fue interrogado por los servicios de inteligencia tras el 11-S, pero lo fue por el simple hecho de ser un musulmán árabe que había viajado a Oriente Medio en las fechas cercanas a aquel 11 de septiembre. En su caso había viajado a Beirut para visitar a sus padres, regresando a Nueva Esparta el 9 de septiembre. Eso fue suficiente para que la inteligencia venezolana, a petición del FBI, lo hubiese interrogado y fichado. No había nada más. Y por supuesto en Isla Margarita jamás existieron campos de entrenamiento. Entre otras razones porque Margarita es una de las islas más turísticas del Caribe. ¿Alguien imagina campos de entrenamiento de ETA en Santa Cruz de Tenerife? De nuevo la propaganda sobre Al Qaeda en Margarita fue impulsada por la oposición antichavista, amplificada por la prensa occidental, para ensuciar la imagen internacional del gobierno bolivariano. El terrorismo, una vez más, era instrumentalizado políticamente.

Terroristas suicidas ¿Mártires místicos o desesperados manipulables?

En Ramallah, la capital de Palestina, tuve la suerte de conocer al Dr. Mahmoud Sehwail, con quien establecí una buena amistad. El Dr. Sehwail, psiquiatra formado en España, lleva años tratando a las víctimas de la tortura en Palestina, y también a las familias de los terroristas suicidas palestinos. Y tras años de experiencia, y cientos de casos tratados, Sehwail se ha dado cuenta de que tras los terroristas suicidas, en general, no hay ningún condicionante religioso. Los terroristas suicidas en Palestina o Iraq, habían sufrido la pérdida de uno o varios seres queridos, la destrucción de sus hogares, la incautación de sus tierras, torturas… Según el Dr. Sehwail “tras cada atentado suicida hay un trauma”. De su mano pude conocer a muchas familias de esos “mártires”, que son manipulados e instrumentalizados por organizaciones como Hamas, el Yihad Islámico, etc. Y, como muy bien apunta Sehwail, una de las evidencias de que la supuesta esperanza en un paraíso lleno de doncellas virginales, que según muchos analistas occidentales, mueve a los terroristas suicidas, se derrumba ante el hecho de que muchos de esos terroristas suicidas en Palestina o Iraq, han sido mujeres… y por supuesto heterosexuales.

ETA en Venezuela… los “protegidos” de Chavez

Es verdad. En Venezuela la ETA vasca, las FARC colombianas o el Hamas palestino, cuentan con un apoyo impensable en otros países, pero ¿por qué?. Para comprender la situación de ETA en Venezuela es imprescindible conocer dos hechos históricos: Primero, en Venezuela existe una tradición guerrillera de izquierdas desde los años 50. Grupos armados de izquierdas, que durante décadas lucharon contra los gobiernos de derechas que tenían el poder en Venezuela. Cuando Chávez ganó las elecciones, en 1999, lógicamente colocó en puestos de dirección de la policía o el ejército bolivariano a gente de su confianza, y muchos de ellos venían de esas guerrillas, o le habían acompañado en su intento de golpe de estado de 1992. Y esos, ahora oficiales, de ideología izquierdista y revolucionaria consideran a grupos como las FARC, ETA, HAMAS, etc, que en Europa llamamos “terroristas”, como organizaciones insurgentes amigas. Esa es la razón por la que grupos bolivarianos, herederos de esas guerrillas, como los Tupamaros, Carapaicas, Alexis Vive, la Piedrita, etc, entre los cuales se encuentran muchos oficiales de las fuerzas armadas venezolanas, manifiestan su apoyo incondicional a ETA o las FARC. A eso debemos unir el hecho de que Arturo Cubillas y los primeros 10 etarras acogidos por Venezuela, llegan a Caracas en mayo de 1989 gracias a un pacto entre Felipe González y Carlos Andrés Pérez, después de las “conversaciones de Argel”, entre ETA y el PSOE. Cubillas y sus compañeros llegan a Venezuela en calidad de refugiados políticos y reciben la nacionalidad venezolana mucho antes de que Chavez llegase al poder. Por eso es tan difícil ahora para el PSOE, que fue quien puso a esos etarras en Venezuela, pedir su extradición de nuevo a España. Es sólo otro ejemplo de las hipócritas conspiraciones políticas que se gestan en la trastienda del terrorismo. Entonces, y ahora, los etarras fueron una moneda política. Lo que no afecta el hecho de que el lugar donde debe estar un terrorista, tanto en 1989 como ahora, es la cárcel.

Mentiras terroristas….
(Eukadi es Palestina, robar es incautar, secuestrar es retener…)

Supongo que cuando llegué hasta la mezquita de Uppsala (Suecia), el último templo musulmán construido antes de llegar al Polo Norte, ya podía decir que mi infiltración me había llevado, literalmente, hasta el fin del mundo musulmán. Muy cerca de esa mezquita, en la sede del Partido Comunista de Uppsala, me encontré folletos de propaganda de ETA, con las mismas mentiras, tópicos y prejuicios que me había encontrado antes en Palestina, Venezuela, etc. ETA, como otras organizaciones de izquierda, utiliza la “guerra psicológica” y la propaganda, con la misma eficiencia que otras organizaciones armadas, oficiales o insurgentes. En su “publicidad” en busca de apoyos en los grupos de ultraizquierda internacionales, ETA vende una imagen del conflicto vasco y de Euskal Herria, en la que pretenden comparar la situación de los vascos con la de los palestinos. ETA intenta convencer a sus aliados de la izquierda radical y revolucionaria europea o americana, de que la ocupación de los territorios palestinos, el bloqueo de Gaza, el muro “de la vergüenza” y otros aspectos de la ocupación israelí, se repiten en Euskadi a manos de las “tropas de ocupación” españolas… Y por supuesto todos los españoles sabemos que esa comparación es absurda. Y quienes hemos tenido la oportunidad de viajar a Palestina, con más razón. Pero los políticos, que instrumentalizan a su conveniencia el drama del terrorismo, no son los únicos que mienten y sacan tajada. Los terroristas mienten tanto o más que ellos para justificar su “lucha armada”.

Nazis, islamistas y comunistas

Tarde años en conseguir llegar a Ilich Ramírez, alias Carlos el Chacal, y ganarme su confianza. Pero cuando me convertí en el webmaster de su página en internet, y en el impulsor del Comité para la Repatriación de Ilich Ramírez, pidió mi número de teléfono y me llamaba desde la prisión francesa donde cumple cadena perpetua, todas la semanas. Carlos el Chacal, acusado de más de 80 asesinatos, es el terrorista más letal y famoso de la historia. Y antes de la aparición de Ben Laden era el hombre más buscado del mundo.

De sus labios escuché confesiones increíbles, de sucesos sorprendentes (todas grabadas magnetofónicamente); como que él era quien entrenó al comando que asesinó al Presidente Carrero Blanco, como que conocía a etarras conversos al Islam o como que siempre había colaborado con los nazis…

Chacal es un ícono de la extrema izquierda. Considerado una especie de Che Guevara de la causa palestina por sus seguidores, su relación con oficiales nazis jamás había sido revelada. Pero, según una de las conversaciones que grabé con Chacal: “Yo conozco a nazis buenos…. El papa de Magdalena Kops, que era policía de la Stasi, había sido oficial de la SS… Y Nadie nos ayudo más que viejos waffen SS . Me contactaron, en 1978, un capitán SS de origen árabe…”. Ilich Ramírez, Chacal, se refería a los palestinos que a finales de la II Guerra Mundial ingresaron en las SS de la mano del gran Mufti de Jerusalen, aliado de Hitler, y que tras la guerra volvieron a Oriente Medio como oficiales con experiencia de combate, ingresando en las filas de otros ejércitos árabes. Aquellos nazis árabes, olvidados por la historia, siempre colaboraron con el mayor ícono del terrorismo de extrema izquierda: Carlos el Chacal.

Pero hay más, mucho más. Las alianzas en islamistas, ultraizquierdistas y ultraderechistas posibilitaron que en 2007 Iran organizase el primer congreso revisionista de la historia, acogiendo a miembros del KKK, skinhead, neonazis y antisionistas en un congreso presidido por Mahmoud Ahmadineyad. Delirante. Como delirante resulta que para esta infiltración en el terrorismo internacional yo tuviese que volver a infiltrarme en las mismas organizaciones, manifestaciones y locales nazis donde me había infiltrado como Tiger_88 cuando realicé “Diario de un skin”. Llegando al extremo de volver a colar mi cámara oculta en lugares como la Librería Europa de Barcelona, para grabar al exoficial marroquí Ahmed Rami, impartiendo conferencias contra Israel mano a mano con el mismísimo Pedro Valera, expresidente de CEDADE.

Es sólo un ejemplo de las mentiras de las ideologías, de izquierdas o derechas, que pierden todo su sentido cuando se alían para justificar el odio. Todos mienten.

Antonio Salas