lunes, 7 de febrero de 2011

Condenados cuatro Guardias Civiles por torturar a los asesinos que volaron la T-4

En mis horas libres, esas horas que paso horas tras horas navegando por la red, encontré este Blog Juan de Herat, haciendo una visita por sus contenidos he descubierto unas cuantas cosas bastantes interesantes, y otras como este articulo que es una reflexión, critica y opinión del blog, cual, comparto plenamente con él.
Personalmente pienso que dicha condena no solamente ha condenado a estos guardias civiles sino también a mi, es un atropello, una haz me reír hacia nosotros, todos nosotros, gente que dedicamos a la defensa y protección de los derechos civiles y de su seguridad, cumplimos y respetamos con recelo y dedicación las leyes como si fueran nuestras deontología profesional por encima de nuestros propios opiniones y emociones. - Así pues os dejo una invitación para visitar su Blog y Disfrutar de este articulo.-
ERIZO 403-3
-------------------------------------------------------------------------
Condenados cuatro Guardias Civiles por
torturar a los asesinos que volaron la T-4


El 10 de diciembre de 1995, Mikel Otegi asesinó a los ertzainas Don Iñaki Mendiluce Etxebarria y Don José Luis González Villanueva de sendos disparos de escopeta en las proximidades de su caserío de Itsasondo (Guipúzcoa).

Otegi fue encarcelado y sometido a un juicio con jurado popular en San Sebastián, un juicio que estuvo rodeado de polémica desde el principio.

El 6 de marzo de 1997 el tribunal dictó una sentencia absolutoria por considerar que el acusado no era "en absoluto" dueño de sus actos cuando disparó contra los dos agentes.

Cinco días después de la absolución fue puesto en libertad.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ordenó a la Ertzaintza en los primeros días de julio de 1997 su localización y retirada del pasaporte y del DNI, pero para entonces Mikel Otegi había huido.

La Sala de lo Civil y Penal, el 7 de julio de 1997, le declaró prófugo y dictó una orden a Interpol de busca y captura.

El 22 de febrero de 2003 fue detenido por la policía francesa cuando se encontraba integrado en la eta...


Hoy, 30 de diciembre de 2010, un año después del asesinato de Don Diego Armando Estacio Sivisapa y Don Carlos Alonso Palate Sailema, cuatro guardias civiles han sido condenados por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa como reos de sendos delitos de tortura.

Los etarras Portu y Sarasola, durante el juicio contra ellos en la Audiencia por el atentado contra la T-4

La condena se fundamenta en que la versión de que las lesiones sufridas por los asesinos fueron causadas durante su detención es contradicha por Don Isidro Ropero Cuevas, testigo que, de forma voluntaria, compareció, primero, en el curso de la instrucción y, después, declarando en el plenario, donde detalló que, en la distancia (nunca a menos de veinte metros), presenció la detención y que ésta se produjo sin violencia alguna.
Igor Portu

Interrogado reiteradamente sobre el motivo de su voluntaria intervención en el proceso, el Señor Ropero Cuevas dice que "... se debió a que escuchó las declaraciones del Ministro del interior Rubalcaba en diversos medios de comunicación, declaraciones que no se correspondían con la realidad, por lo que decidió intervenir, intervención espontánea no sin antes asesorarse a través de un abogado de la localidad. El abogado a quién recurrió era Jon Usabiaga, quién se había presentado por las listas de HB de la localidad de Mondragón...".

Un primo de de la esposa de Don Isidro Ropero Cuevas es miembro de eta.

"No vio el momento exacto en el que metieron a los dos jóvenes en los vehículos patrols, pero pensó que así era, porque sí vio el instante en el que tras ponerles los grilletes, los llevaban hacia los vehículos. Tras pedirle la documentación, se acercó hacia arriba, hacia el lugar donde se estaba produciendo la detención, y estuvo a menos de veinte menos del lugar, viendo desde la distancia el incidente".

Igor Portu y Mattin Sarasola
"Llamó por teléfono al diario abertazale (sic.) Gara, y habló con alguien del periódico, justo después de salir del Juzgado de Bergara en el que realizó una primera comparecencia personal. No pudo describir el contenido de lo que había envuelto dentro del papel de celofán porque no lo vio y en ningún momento pensó que fueran revólveres".

Los informes forenses de la Clínica Médico-Forense de San Sebastián prevalecen sobre los de los peritos de la defensa, Doctores Villanueva y Resines.

Estamos de enhorabuena.

Desde aquí no cabe sino felicitar tanto a los más que competentes forenses donostiarras como al ejemplar ciudadano euskaldún que, desde la distancia, paseando al perro, ojo avizor, contempla, y después de asesorarse a través de un abogado de herri batasuna, decide colaborar modélicamente con la Justicia.

No hay motivo para dudar ni de su credibilidad -¿quién en Euskadi no tiene un primo político metido en la eta?- ni de la verosimilitud de sus testimonio, corroborado precisamente por el de los dos asesinos etarras.

Además, el Señor Ropero Cuevas persitió tanto en su versión que hasta llamó al diario Gara nada más salir del Juzgado para que allí supieran lo que había dicho ante el Juez.


Recapitulo :

El punto de partida es la detención de dos ciudadanos, después condenados por asesinato y estragos.

Cuando son examinados por el médico forense presentan lesiones.

La de uno de ellos es de relativa gravedad: tiene una costilla rota.

Los policías dicen que esas lesiones se producen al resistir la detención.

Los detenidos denuncian haber sido torturados.

Tiempo después aparece ante el juez un tercer ciudadano que dice haber sido testigo de la detención.

Acude ante su señoría tras haber sido asesorado por un abogado que fue miembro de HB.

Inmediatamente después de declarar en el juzgado, llama al diario gara para contarles que ha declarado y lo que ha declarado.

No aporta detalles, no reconoce la cara de los policias

Sólo dice que la detención no fue violenta.

El testigo tiene un primo político que es miembro de la misma banda de la que los detenidos forman parte.

Los forenses, médicos de San Sebastián, dicen que las lesiones sufridas "no son compatibles" con la versión de la detención que dan los policías.

Los policías aportan como pericial dos informes médicos, de facultativos de reconocido prestigio, que dicen que sí son compatibles.

El tribunal cree la versión de los detenidos, corroborada por el testigo-ojo de halcón y por los forenses donostiarras...

Celebremos, una vez más, el triunfo de la Verdad, deseando a todos los que creen en la Libertad un feliz año 2011.

Muchas gracias.

Y el que me quiera entender, que me entienda.

Más en :