martes, 16 de julio de 2013

México, "Crónica de Una Muerte Anunciada"

México, Crónica de Una Muerte Anunciada

La pérdida de valores y la ausencia de una política social integral por parte del Estado mexicano, son condiciones que han propiciado directamente la vulneración de derechos individuales y colectivos, en una sociedad que observa impertérrita cómo su seguridad se está corroyendo a causa de la impunidad y la corrupción patrocinada por el narcotráfico y el marketing criminal de las organizaciones delincuenciales que allí operan.


Recientemente, Christof Heyns, relator especial de ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, consideró que "la solución a largo plazo al problema de la violencia en México, radica en fortalecer el sistema de justicia para asegurar que no haya impunidad en la comisión de delitos".

Al respecto, las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registraron que, en el año pasado, por cada 100 homicidios, tan sólo 16 obtuvieron sentencia. En efecto, en 2012, sólo a los autores de 4.261 homicidios se les dictó sentencia condenatoria, mientras que, en 2011, la cifra fue de 4.412 condenas y, en 2010, ésta correspondió a 4.341 sentencias. En definitiva, la de 2012, es la segunda tasa de judicialización más baja desde 1997, es decir, casi tres veces por debajo de la alcanzada en el año 2005.

Con relación al hurto, la situación es similar. Entre 1997 y 2005, la tasa de condenas fue creciendo, pero, a partir de 2006, el resultado fue inverso. En 2012, sólo se castigó a los autores de seis de cada 100 robos denunciados; mientras que, en el año 2005, la proporción fue de 11 condenas por cada 100 robos.

A su vez, el delito de extorsión se ha disparado en México. Entre los años 1997 y 2012, este delito se multiplicó por ocho, al pasar de 876 a 7.272 casos respectivamente. Sin embargo, la impunidad ha ido creciendo a la par; mientras que, en el año 2000, el aparato judicial castigó a los responsables de 31 de cada 100 extorsiones, en 2008, sólo a siete de cada 100.

México, guarida de la delincuencia internacional

Esta manifiesta debilidad que se presenta en casi todas las estructuras y entidades a las que les compete la seguridad del país norteamericano, ha sido la principal razón por la cual muchos delincuentes y terroristas internacionales han escogido a México como refugio y destino para empezar una nueva vida.

Según el experto en seguridad nacional, Euribel Tirado, estos criminales se pasean libremente por los principales balnearios mexicanos sin ser molestados o detenidos por las autoridades, salvo que medie una orden de captura o figuren en las listas internacionales como la del FBI, EUROPOL o INTERPOL.

"Hay dos factores por los que los delincuentes eligen México: primero, la posición geoestratégica. Es un lugar importante para el trasiego y paso de mercancías ilícitas hacia mercados importantes como Estados Unidos"; y en segundo lugar, por "las debilidades institucionales del Estado"; agregó Tirado.

Al respecto, los medios de comunicación locales registraron que, en noviembre de 2011, las autoridades mexicanas frustraron un plan mediante el cual Al-Saadi el Gadafi, uno de los hijos del exlíder libio Muamar el Gadafi, maquinó el asesinado de un futbolista para apropiarse de su identidad y domiciliarse en este país, con el fin de huir de Níger donde estaba exiliado con su familia.

En el plano internacional, esta situación llevó a que, en su momento, la senadora por el Movimiento Político MIRA, Alexandra Moreno Piraquive, solicitara a la Comisión Segunda del Senado de la República de Colombia, el aplazamiento de la discusión del Proyecto de Ley que ratificaba el Acuerdo de extradición entre Colombia y México, argumentando que: "ese tratado puede ser un boquete para la impunidad porque los narcotraficantes, si se van para México por vía de extradición, las víctimas en Colombia no van a tener ningún tipo de reparación ni va a darse realmente justicia en ninguno de los dos países".

El Poder Judicial mexicano, en el ojo del huracán

Leyendo el artículo titulado "Orígenes de la impunidad en México", de la licenciada María Elvira Buelna, el cual trata de responder la pregunta de ¿por qué en México existen problemas de impunidad y de corrupción?; nos encontramos, una vez más, con esa anacrónica realidad iberoamericana de la división "parcial" de las ramas del Poder Público; o dicho de una manera más explícita, la causa constitucional de la corrupción y la impunidad en Iberoamérica, la cual, es común a casi todos los estados de la región.

Según lo narra la citada autora, en la Constitución mexicana de 1917, actualmente vigente, el nombramiento de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia depende directamente del presidente de la República; lo que, en su opinión, ". subordina el poder judicial al ejecutivo. Además, el fuero sobre los integrantes de los tres poderes y gabinete se amplia. El resultado del (sic) sistema de justicia es que los miembros de los poderes puedan cometer delitos con amplia impunidad.".

En definitiva, la impunidad y la corrupción, generalizadas en toda la región iberoamericana, son las causas de esta "muerte anunciada"; las cuales nos conducen a cuestionarnos el aparente estado de bienestar económico iberoamericano; contrastando esta realidad, con otra muy diferente y cercana a la de un continente amenazado por la gestación de una nueva sociedad fallida, carente de valores e inundada por las miserias de sus propios dirigentes.

Publicado en Atenea Digital.es
por Alberto Uribe Cantalejo
   16 de julio de 2013
_____________________________________________________

Alberto Uribe Cantalejo es
- Licenciado en Derecho, 
- Magisterio en Comercio Internacional de la UCM, 
- Magisterio en Seguridad y Defensa del CESEDEN - UCM, 
- Miembro de la Asociación de Diplomados Españoles en 
Seguridad y Defensa (ADESyD)